jueves, 02 diciembre 2021
13:05
, última actualización
La Tostá

Un día para el flamenco

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
16 nov 2021 / 07:55 h - Actualizado: 16 nov 2021 / 06:07 h.
"La Tostá"
  • Un día para el flamenco

TAGS:

El flamenco es mi vida, toda mi vida, y hoy es su día porque así lo quisieron los mismos que no le echan cuenta, los de la Junta. Creen que sí porque los flamencos aceptan sus limosnas, pero en cualquier ciudad del mundo lo valoran más que en Sevilla. No, hoy no quiero utilizar el arte que tanto amo para desacreditar a quienes se desacreditan solos, los políticos de uno y otro pelaje ideológico, que presumen de flamencos en el Rocío o la Feria de Abril y que luego hacen lo que hacen con un género musical que, sin embargo, enamora cada día a miles de personas de todo el mundo. Hoy es el Día Internacional del Flamenco y habrá cientos de actos por toda Andalucía. Yo mismo estaré hoy en la entrega de los Premios Internacionales de Flamenco de la Escuela de Flamenco de Andalucía (EFA), en Sanlúcar de Barrameda, en un acto al que le quieren dar solemnidad y boato. Recibirán los Premios Manuel Morao, Luis Suárez, Carmen Linares y Carmen Ledesma, cuatro figuras, cada una de ellas en una disciplina distinta. Se emocionarán con los premios porque siempre es importante ser reconocido en un arte. Los pioneros de nuestro arte más universal, que nos identifica en todo el mundo, se murieron sin pena ni gloria. O sea, El Planeta, El Fillo, La Sarneta, Chacón, Manuel Torres o La Repompa de Málaga crearon esta maravilla y jamás pudieron disfrutar en vida de ningún tipo de reconocimiento. Hoy les dan homenajes hasta a los que cantan atravesados. Sanlúcar de Barrameda es un sitio que ni pintado para brindar hoy con una copa de manzanilla por todos aquellos artistas del XIX que se murieron en la pobreza después de legarnos un arte único, el flamenco. En la tierra de Paco el Barbero, los Mezcle, Perico Frascola, Ramón Medrano, Manolo Sanlúcar y María Vargas. Mañana ya no será el día del flamenco, pero los flamencos seguirán buscándose la vida en todo el mundo, como lo hicieron Silverio, Paquirri el Guanter, María Borrico y Paca Aguilera hace más de un siglo. No puedo entender a Andalucía sin el flamenco. Un día me dijo un importante político estadounidense en Nueva York, delante de Mario Maya, el gran bailaor y coreógrafo, que en Andalucía el que no tiene nada tiene el flamenco. Esa noche se emborrachó viendo bailar a Eva Garrido La Yerbabuena en un teatro, de la que dijo al acabar, emocionado: “Baila pensando en la tierra que cubre los huesos de sus antepasados”. A veces, el flamenco se ve mejor desde fuera.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla