martes, 02 junio 2020
04:26
, última actualización

Un picú para ‘Rota n’Roll’

Image
12 nov 2017 / 23:24 h - Actualizado: 12 nov 2017 / 23:24 h.
$hmKeywords_Schema

Se ha despachado Vanesa Benítez con su documental Rota n’Roll presentado en el Festival de Cine de Sevilla con un trabajo realmente interesante y científico del impacto cultural que conllevó la base de Rota a ese pueblo gaditano. Vanesa le pone voz a la gente para que cuenten lo cotidiano y el resultado es una vivencia excepcional que modificaba de forma extraterrestre los castos y católicos métodos de vida del franquismo. El choque cultural en realidad era un salto al mundo de la libertad y de lo soñado, una especie de manzana de Adán a la que le ponen voz gente de la calle que lo vivió en primera persona; era el peaje que el franquismo pagaba para evitar el desprecio de las democracias occidentales.

Aquellos que hemos estado en las puertas de las bases –¡quién dijo que la izquierda no es patriótica!– gritando aquello de «yankees go home», ya no lo gritamos tan alto cuando Vanesa le pone cara y corazón a aquella gente que un día apareció por Rota y muchos se quedaron. El documental nos demuestra que cuando la cultura pierde su aspecto de abstracto y se convierte en una realidad de carne y hueso las cosas se entienden y se comparten. Comprendemos que aquellos yankees en realidad eran jóvenes pobres voluntarios que evitaban ir al Vietnam, que el cura straperlaba, que el rock era un respiro de libertad y que los Levis o las Ray Ban eran una distinción en la España de la miseria del franquismo. Vanesa nos hace entender que la gente llana rompió las fronteras y los idiomas para escuchar juntos a los Rolling en el mismo picú. Quizás la España de hoy debiera entender el mensaje.


  • 1