Menú
La Tostá

Una clasificación para no presumir

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
02 dic 2022 / 07:45 h - Actualizado: 02 dic 2022 / 07:45 h.
"La Tostá"
  • Una clasificación para no presumir

TAGS:

Soy español pero nunca he sido hincha de la Selección Española de Fútbol. Anoche hubo un momento, en el partido contra Japón, que estaba fuera de la clasificación y me sentí feliz porque no hace muchos días le ganamos por goleada a once amiguetes de Costa Rica y ya íbamos de sobrados. No fueron capaces de ganarle después a Alemania, eliminada ya del mundial, y ayer Japón nos dio un baño. Eran once galgos contra once mulos trabados. No nos dieron un baño Brasil o Argentina, sino Japón. ¿A qué venían entonces tantos humos? Íbamos ya de ganadores de este mundial y casi nos mandan a casa a la primera. Que España puede ganar el mundial es posible, como lo puede ganar Japón. Pero la imagen de anoche fue penosa, un equipo sin fuerza, sin esquema de juego, sin orden en el centro del campo, sin ritmo, sin nada. Parecíamos Costa Rica, once colegas jugando una pachanguita de barrio. A ver si se le bajan los humos a Luis Enrique, el endiosado seleccionador, que debería irse a casa ganemos o no el mundial. Creo que este hombre está tocado y que no ha llevado a los mejores futbolistas de España. Anoche daba vergüenza ver el juego tan pobre de nuestra selección pero daba igual porque la afición de La Roja es condescendiente y siempre está dispuesta a la fiesta. Durante tres largos minutos hemos estado eliminados del mundial. Menuda tragedia para el Gobierno, porque con todo lo que está pasando en el país, con decenas de violadores beneficiados por una ley lamentable, duplicando el paro europeo y las peleas tabernarias del Congreso, la victoria de anoche era más necesaria que nunca. ¿Imaginan si nos hubieran mandado a casa, con la que está cayendo? La chiflada ministra Irene Montero se hubiera visto obligada a poner de fascistas y machistas hasta a los sirvientes del Parlamento y Sánchez tendría que anunciar una nueva exhumación franquista. Alemania nos ha salvado y ahora tenemos la oportunidad de seguir siendo la mejor droga para el pueblo, el arte de la pelota, si le ganamos a Marruecos, que no es empresa fácil. Tras el desastre de anoche, con la selección alauita vamos a salir cagados hasta las trancas, porque, para colmo, Luis Enrique no está fino. Sacó del campo a Gavi, el único que la movía bien, y a Morata, que marcó un golazo. Perdiendo, además. Así que para aquellos que no sabrían vivir sin la selección nacional, un cubo de tila para el martes y dos para Sánchez y Marlaska, que se la juegan.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos