Pasa la vida

Urdangarín ya solo es duque del cotilleo

Image
Juan Luis Pavón juanluispavon1
25 ene 2022 / 07:37 h - Actualizado: 25 ene 2022 / 07:38 h.
"Pasa la vida"
  • Urdangarín ya solo es duque del cotilleo

Iñaki Urdangarín Liebaert acelera su retorno al mundo real sin realeza. Veinticinco años después de que aceptara cambiar de vida y de pareja para empezar a ejercer el papel de esposo de infanta y yerno de rey, con regalos vía consorte como el título de duque consorte, el ex balonmanista ya solo es duque del cotilleo. Ya solo tiene como terreno de juego con meta el de sus opciones de libertad condicional para ultimar el cumplimiento de su condena carcelaria por corrupción y dejar atrás no solo sus etapas en tres prisiones (Brieva, Alcalá de Henares y Zaballa), sino además huir de su curriculum como personaje del 'establishment' nacional con elevado rango protocolario.

Urdangarín ya solo reina sobre su silencio con respecto al futuro procesal de su suegro, investigado por sus trapicheos con el tráfico de influencias, y con respecto al perenne engaño que sufría su suegra. Porque Urdangarín es quien más relación personal y profesional mantuvo con Corinna, la principal amante de Juan Carlos I, y en ese ambiente de cinismo e impunidad se retiró del balonmano para apuntarse a otros pelotazos y a otras ambiciones sin techo. Hasta que se le cayeron los palos del sombrajo y los palacetes escriturados cuando fiscales y jueces demostraron, con las pruebas comprometedoras en la mano, que a una persona de la Familia Real se la podía sentar en el banquillo y enviarla a prisión por llevárselo calentito.

De la boda de película a la comedia de situación. Del altar de la catedral de Barcelona en 1996 a la oficina de un bufete de Vitoria en 2022. Cuando se publicó el lacónico comunicado en el que Cristina de Borbón y su marido informaban públicamente sobre el comienzo del fin de su matrimonio, Urdangarín y su nueva pareja, Ainhoa Armentia, estaban junto con los demás compañeros de ella en el despacho Imaz & Asociados donde se han conocido. Donde él consiguió el trabajo que le permite disfrutar del tercer grado y residir en la capital alavesa junto a su madre, cuyo estado de salud es delicado. Cuántos clientes le van a salir como hongos a dicha consultora. No para que les resuelvan marrones, sino para darse un garbeo por el lugar más pretendido en España como escenario de culebrones.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla