domingo, 28 noviembre 2021
19:30
, última actualización

Valle de Sevilla

Image
16 mar 2016 / 22:44 h - Actualizado: 16 mar 2016 / 22:44 h.
"Cofradías","Cuaresma","Semana Santa 2016","Cuaresma 2016"

Los sevillanos bien sabemos que no hay mejor lugar para transcurrir la vida terrena que esta Ciudad de la Gracia donde el nombre de María es signo de identidad y regocijo. Que hasta el valle de lágrimas se hace valle de consuelo. Que hasta el dolor –y hablo del dolor extenuante e imposible de la Madre Corredentora al pie de la cruz– tiene la dulzura de unos ojos verdes y la finura de una muchacha de la calle Laraña. Valle de Sevilla, donde remansan los ríos de la pena y la zozobra, de la angustia y la congoja, del dolor y la desesperanza. Valle de Sevilla, Reina de los mártires, de las lágrimas, envuelta en la más bella e histórica ensoñación... Cuando ya la Cuaresma de la espera está a punto de finalizar, y se vislumbran los días sacros de la Muerte y la Resurrección, aún guarda la ciudad una de sus jornadas rituales más auténticas: la del Viernes de Dolores, que en puridad debiera decirse Viernes del Valle.

Y llegará esa mañana en que la música de Gómez Zarzuela se haga eje de una Función principal que entra por el oído, y luego por los demás sentidos, para adueñarse finalmente de los más íntimos recodos del ser. Nunca Sevilla fue tan italiana como en esas partituras de D.Vicente, que suenan a Vincenzo Bellini, a Giuseppe Verdi o a Pietro Mascagni. El ingenio musical de partituras que evocan el belcanto para arropar la que es, por antonomasia, la función del Dolor a la Madre... y todo ello en esta capital de la Bética que sigue teniendo aires de Roma andaluza, como cantara el poeta.

Y a medianoche la bajada. Cuando llora su ardiente cera el más soberbio altar que la devoción trazara. Valle de Sevilla en sus ojos verdes, para abrir el caudal del gozo y del arrepentimiento, de la dicha y la penitencia, del dolor y del triunfo final. Que todo eso y mucho más es lo que nos espera, la dicha que abre la Virgen del Valle cuando baja desde su trono en ascuas de la Anunciación. Ya está aquí la fiesta grande que da sentido a una nueva primavera. ~


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla