La Tostá

Veinte años de El Gurugú

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
19 may 2022 / 06:05 h - Actualizado: 19 may 2022 / 06:02 h.
"La Tostá"
  • Israel Galván en ‘El Gurugú’ de 2004. / Gregorio Barrera
    Israel Galván en ‘El Gurugú’ de 2004. / Gregorio Barrera

TAGS:

Hace veinte años alguien del Ayuntamiento de Arahal, mi pueblo, me llamó para que les ayudara a crear un festival de flamenco y acepté de manera desinteresada, con la condición de que me dejaran darle una vuelta a este tipo de festivales de verano. Inauguramos un nuevo formato, que al final se impuso: hacer el festival en varios días, en vez de en una sola noche, como se hacían todos. Un concierto diario y todos los días, además, conferencias, mesas redondas, exposiciones y otros actos. Y la creación de un galardón, Verde que te quiero verde, que recibieron artistas de la talla de Juan Valderrama, Manolo Sanlúcar y Enrique Morente, y flamencólogos, escritores y poetas como José Blas Vega, Félix Grande o Antonio Murciano. El nuevo formato triunfó y hoy lo hacen en Mairena del Alcor, Los Palacios, Lebrija o La Puebla de Cazalla, entre otros pueblos con festivales punteros.

Arahal tuvo su festival años antes, el del Verdeo, de corte clásico, que duró poco, porque en el Ayuntamiento no le dieron nunca mucha importancia a este arte. Esto cambió con el socialista Miguel Manaute, el que fuera consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía. Miguel se volcó con El Gurugú y, además, promovió la creación del Museo del Flamenco, que hoy lleva el nombre de la Niña de los Peines, hija de una gitana de Arahal, Pastora Cruz Vargas, Pastora la de Calilo. Tomás Cruz El Calilo, gitano herrero de este pueblo, cantaba muy bien y acabó sus días en Sevilla finalizando el siglo XIX. Es una asignatura pendiente que este pueblo publique un libro sobre esta familia de Arahal, nada menos que la de Arturo –nacido en el pueblo, en la calle Juan Pérez, en 1882–, Pastora y Tomás Pavón. Muy pocos pueblos pueden presumir de ser el vientre de una familia cantaora tan ilustre.

El Gurugú ha bajado bastante el nivel, quizá porque el flamenco también lo ha bajado en estos veinte años. Pero fueron tan importantes los primeros años del festival, se sembró tanto, que sigue teniendo tirón y su importancia. Arahal es un pueblo donde gusta mucho el cante y ha dado algunos nombres de cierta importancia, como Arturo Pavón, El Rubicano, el Niño de Arahal, Jesús Carrillo o el guitarrista David Rodríguez. Como pueblo es muy hermoso, de los más bonitos de Sevilla, y bastante estable políticamente. Merece el festival que tiene y espero que no haya nunca problemas con esta cita veraniega de primer orden, que este año rendirá homenaje a la Peña Flamenca Pastora Pavón por su buena labor de tantos años. Un merecido reconocimiento a los buenos aficionados del pueblo.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla