lunes, 29 noviembre 2021
04:34
, última actualización
Los medios y los días

Virus, ven, estamos pegaditos

Image
11 nov 2021 / 04:00 h - Actualizado: 11 nov 2021 / 04:00 h.
"Los medios y los días","Coronavirus"
  • Virus, ven, estamos pegaditos

¿En qué fase de la pandemia estamos? Porque es que, a mí, salvo por los tapabocas y narices, no me queda claro. Y, aun así, mascarillas ya llevaban antes de la Covid-19 algunos ciudadanos sobre todo orientales por aquello de la contaminación y las alergias al polen, polvo, etc. Como España siempre es diferente, ahora somos diferentes a los disciplinados alemanes o a los orgullosos franceses, nosotros, los vagos, los indolentes españoles, vamos mejor que ellos. No creo que dure mucho tiempo la alegría en la casa del pobre pero lo cierto es que hemos vuelto a demostrar que cuando un enemigo invade España las fronteras entre nosotros se difuminan aunque sea algo: nos vacunamos más que nadie y ahí están los resultados. Cuando Napoleón, el personal se unió mucho contra el gabacho y se hablaba mucho de España; con la invasión de la Covid-19 ha sucedido algo similar, salvando distancias y contextos, hablo de esencia.

Ahora bien, yo veo mucha gente apiñada por todas partes, como si aquí no pasara nada. Si ya estábamos muy juntitos en otros momentos más crudos, en estos momentos es que ya nos creemos los reyes del mambo y los novios de la muerte y sin embargo en este mundo estornuda un senegalés y medio mundo al menos agarra una pulmonía. Si el estornudo se halla allende los Pirineos, recoge y vámonos.

Para mí que estábamos en la época de la mascarilla y la distancia de seguridad. Pues anda que no veo yo muchedumbre amancebada por ahí... Lo del Gran Poder me ha alegrado tanto como me ha sorprendido y disgustado. Es que ya no podíamos aguantar más sin el chute cofradiero y, hala, “a la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo”, como diría Gabriel Celaya y canta Paco Ibáñez. ¿Pero qué hace esa multitud apiñada mientras que te dicen que por la calle guardes distancia de seguridad y todavía en los actos públicos nos separan aunque ya en la entrada no nos tomen la temperatura? Otro milagro del Gran Poder espero para que ahora que vamos a festejar su nacimiento podamos hacerlo en condiciones con los mantecados de Estepa que con tanto cariño han elaborado en la primera ciudad de Europa que le dio a la tecla de las luces navideñas. Otro milagro porque la salida, alojamiento y retorno del Señor de Sevilla ya le ha traído milagros a la ciudad.

Madrid celebra la Almudena y veo a los políticos separaditos convenientemente en los rituales religiosos. Pero luego, un montón de micrófonos y de periodistas aparecen adheridos a la mujer de moda, Isabel Díaz Ayuso que me cayó muy bien en su entrevista en El hormiguero, esta mujer me recuerda a algunas antiguas alumnas y discípulas a las que he tenido el honor de conocer en la universidad. Va in crescendo, sin duda, es un mar de energía e ilusión, es una polvorilla.

Ni en el metro ni en transporte alguno nos distanciamos ya apenas. O sin apenas. Y seguimos con esa pamplina de tener que estar con mascarilla en lugares cerrados para a continuación quitárnosla cuando agarramos el café, la tostada o la caña y el plato de chipirones a la plancha. O sea, que sin comer puedo transmitir, comiendo no, estando en el mismo sitio. Bailar pegados, que canta Sergio Dalma. Estar pegados, que es lo que hacemos hasta que llegue de nuevo Paco con la rebaja, las variaciones sobre el mismo tema interpretadas por Sars Cov2. Que los dioses no lo quieran y nos protejan pero por si acaso tengamos los brazos preparados y digámosle a esos que no se quieren vacunar que sin pinchazos no hay paraíso.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla