Menú

¿Y si enterramos a un par de violadores en la Macarena?

Image
27 oct 2022 / 12:26 h - Actualizado: 27 oct 2022 / 12:35 h.
"Opinión"
  • ¿Y si enterramos a un par de violadores en la Macarena?

TAGS:

¿Qué pensarían ustedes si alguien les ofreciera enterrar en su jardín los restos mortales de Adolf Hitler? Voy a escapar de los extremos para que no puedan decir que hago trampas. ¿Qué pensarían ustedes si alguien les ofreciera enterrar en su jardín los restos mortales de José María Jarabo Pérez-Morris, sí el sujeto que ejecutado a garrote vil después de asesinar a cuatro personas? ¿Les importaría a ustedes que enterrasen en la parroquia de su barrio al violador del ensanche el día que muera? Claro, pensarían que disparates los justitos, que ni hablar del peluquín. A nadie le gusta tener el cuerpo de un asesino cerca aunque esté descompuesto. Eso solo puede ocurrir si se trata de un general golpista muerto y tomado por héroe y de unos asesinados señalados como asesinos, eso solo sucede si alguien reescribe la historia, nos la mete entre ceja y ceja durante cuarenta años, y nos deja una secuela difícil de eliminar.

Queipo de Llano fue un militar cruel que hizo sufrir a miles de personas, que se llevó por delante a miles de personas, que condenó al ostracismo y a la pobreza a miles de personas. No hay más. Si el que esté leyendo esto se escandaliza y piensa que esto es falso puede acudir a la biblioteca municipal y pedir prestados tres o cuatro libros de historia. A ver si es verdad que Queipo de Llano fue una réplica de la Dama de las Camelias o un salvaje sin escrúpulos.

Los restos de Queipo de Llano descansarán en otro lugar distinto a la Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena. Alguien que invitaba a violar mujeres, alguien que ejecutaba a los que no pensaban como él, no puede descansar en un lugar así. Si me apuran, es un privilegio que lo haga en terreno sagrado. Los curas sabrán lo que hacen y si todavía tienen facturas pendientes con el régimen franquista. Los restos del militar saldrán de la Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena sin honores.

No se puede hacer una fiesta a un asesino, no se puede disfrazar el horror con el traje de lo necesario o lo bueno. La violencia es mugre y pura perversión del ser humano. No hay más.

Por fin, la Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena sin honores se convertirá en un lugar para todos. Por fin.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos