Menú
La Tostá

Yolandia suma a Rosalía

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
18 sep 2022 / 10:07 h - Actualizado: 18 sep 2022 / 10:08 h.
"La Tostá"
  • Yolandia suma a Rosalía

TAGS:

Confieso que me encantaba la ministra Yolandía Díaz y que incluso estaba estudiando seriamente la posibilidad de sumarme a su proyecto, en vista de cómo está el mercado político. Pero me lo está poniendo cada día más difícil con tanta autopromoción y estar todo el día en los medios de comunicación, redes incluidas. Dice a veces cosas sensatas, pero otras le sale la niña pija que lleva dentro, y tiene ya sus años, medio siglo, para decir tantas bobadas. La última, que “España es Rosalía”, que es lo que me faltaba escucharle para retirarle mi simpatía. Ese punto infantil que tiene no es que sea malo, sino al contrario. Produce a veces una ternura que invita a conocerla mejor. Que no tenga talla intelectual para estar donde está y tener el peso político que tiene, tampoco importa mucho, si tenemos en cuenta la talla del presidente del Gobierno, al que le debemos que la sindicalista gallega sea nada menos que vicepresidenta segunda de España. Yolandia se acuesta cada noche pensando en su lujosa residencia del Estado, qué chorrada decir por la mañana para ser noticia y que su cara se vea en las redes sociales. No crean que lo de Rosalía fue algo improvisado, que no. No sabía cómo sumarla a su proyecto y llevaba semanas viendo la manera de hacerlo. Ya sumó al Papa y acaba de fichar a Rosalía, posiblemente la peor cantante de nuestro país en décadas. Decir que España es esta chica, amante del lujo, vacía y engreída, es un insulto como una catedral a todos los españoles. Sobre todo, una falta de respeto a las cientos de miles de jóvenes que se esfuerzan cada día por sacar adelante una carrera, a veces trabajando para pagársela. Ellas son la España actual y no Rosalía, que solo busca éxito y dinero fáciles con el mínimo esfuerzo. No le he escuchado decir aún nada sobre el compromiso social, solo simplezas, y va toda una ministra y la pone como ejemplo de modernidad y progreso, feminismo y avance. “A mi hija le dicen sus amigas que soy una motomami”, dijo, troncándose de risa. Por fin ha encontrado su sitio la vicepresidenta más cañera del Gobierno, a quien pronto veremos ir al Congreso en moto y con chupa de cuero rojo. Sí, a la ministra que está peleando para que los grandes supermercados nos den una bolsa de comida barata por 30 euros, mientras Rosalía vacila de mansión y avión privado con poco más de veinte años. Esa es la España con la que sueña Yolandia, la de Rosalía, que se le ha escapado.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos