sábado, 25 enero 2020
05:45
, última actualización
Editorial

La valores del deporte no se pueden traicionar

14 ene 2020 / 08:00 h - Actualizado: 13 ene 2020 / 22:05 h.
"Editorial"
  • Luis Rubiales. / EFE
    Luis Rubiales. / EFE

TAGS:

Aunque en las sociedades actuales de todo el mundo el deporte y lo que le rodea se ha convertido en un enorme negocio, es necesario que cualquier práctica deportiva siga arrimada a los valores que, irremediablemente, han acompañado al ser humano desde hace siglos.

El esfuerzo, el compromiso, la perseverancia, la amistad, la disciplina, la limpieza en la competición, la capacidad de superación, la igualdad entre personas independientemente de su sexo, su condición social o cualquier otra; son algunos de los valores con más arraigo dentro del ámbito deportivo. Y esos valores tienen poco que ver con lo que sucede en algunos países del mundo actualmente.

La Supercopa de España de fútbol se ha disputado recientemente en la ciudad saudí de Yera. Ha sido así puesto que el presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, vendió a Arabia Saudí los derechos de la competición. De ese modo, la Supercopa se ha disputado en un país en el que los derechos de las mujeres son pisoteados a diario. La igualdad entre hombres y mujeres, sencillamente, no existe y son los hombres los grandes beneficiados. Aunque durante los cinco días que ha durado la competición los hombres y las mujeres han podido compartir espacio en las gradas de los estadios, eso no es lo que sucede habitualmente. Las mujeres no pueden asistir.

Si el deporte representa algo no es precisamente una discriminación tan radical y disputar una competición tan importante como la Supercopa de España en Arabia Saudí es vaciar de todo lo importante al fútbol.

Un error de Rubiales que debe entender que un negocio puede ser rentable aunque no a cualquier precio.


  • 1