sábado, 08 agosto 2020
01:45
, última actualización

Los datos son demoledores aunque podrían ser una opotunidad

Image
02 ago 2020 / 06:00 h - Actualizado: 01 ago 2020 / 22:42 h.
"Editorial"
  • Pedro Sánchez. / EFE
    Pedro Sánchez. / EFE

TAGS:

Las cifras son desoladoras. 1.074.000 puestos de trabajo se han destruido durante el segundo trimestre de 2020. El paro llega al 15,33 por ciento. El 60 por ciento de esos puestos de trabajo perdidos corresponden a contratos temporales y eso significa que volverán a sufrir con mayor contundencia los jóvenes, los trabajadores con contratos precarios y las mujeres. Ya tenemos 1.100.000 hogares en los que no hay ni una sola fuente de ingresos.

Se vuelve a repetir lo peor de la crisis de 2008 aunque, esta vez, con una potencia desmesurada.

Pedro Sánchez no tiene demasiadas opciones para lograr que España se recupere con rapidez.

Los ERTE han de seguir activos hasta finales de año. Es imprescindible que así sea puesto que las personas que en este momento se encuentran en esa situación, posiblemente, perderían sus trabajos si se dejase de aplicar esta medida. El número de parados se dispararía de forma insostenible. Los fondos de reconstrucción, los créditos blandos o los avales, son formas de aguantar una situación que de otra forma podría ser catastrófica.

Pedro Sánchez debe impulsar políticas de empleo activas que no se quedan en voluntades y poco más. Y, para ello, el impulso de nuevas actividades en España sería imprescindibles.

Los datos asustan aunque se pueden convertir en una oportunidad si se sabe buscar la opción salvadora.


  • 1