sábado, 08 agosto 2020
01:45
, última actualización

Malos datos de la pandemia

Image
31 jul 2020 / 06:00 h - Actualizado: 30 jul 2020 / 22:40 h.
"Editorial","Coronavirus"
  • Fernando Simón. / EFE
    Fernando Simón. / EFE

El número de contagiados de Covid-19 se dispara un día más en España. La cifra ya se encuentra por el encima del millar diario. Y el número de brotes sigue subiendo sin parar en toda la geografía española. Aragón a la cabeza. Sevilla es la provincia que más brotes suma en Andalucía junto a Granada. Suman 10 en cada caso.

Esas son las malas noticias. Fatales. Pero las hay peores.

La edad media de los enfermos es considerablemente más baja que al comenzar la pandemia. Y algunos de ellos están ingresados en las UCI’s de los hospitales. Este coronavirus no afecta solo a las personas mayores, no respeta ni entiende de barreras. Los jóvenes deben ser conscientes que corren peligro y que, por supuesto, pueden causar daños irreparables entre los mayores de sus familias. Los mensajes de alarma no calan entre esos jóvenes. Es necesario que el Gobierno se tome en serio este problema y que se planteen campañas informativas poderosas antes de que no haya remedio. Por otra parte, hay que evitar ser injustos y cargar las culpas sobre los jóvenes españoles. Echar un vistazo en los vagones de metro en las horas punta puede dar más pistas sobre el conjunto del problema.

Las residencias de ancianos vuelven a ser lugares peligrosos y cualquier descuido genera tremendos problemas que causan la muerte de los más mayores y vulnerables. Extremar los cuidados es vital. Si el coronavirus logra instalarse en esos centros de mayores habremos fracasado gravemente.

Afortunadamente, también hay una lectura ligeramente positiva de estos datos. El 65 por ciento de los nuevos enfermos son asintomáticos y eso significa que los niveles de hospitalización y de mortalidad van reduciéndose paulatinamente. Los síntomas, por esa edad media que baja en estos días, son más leves y, por tanto, la presión en el sistema de salud nacional se siente mucho menos que al comienzo de la pandemia. Es por esto por lo que no se ha producido un desastre parecido al de marzo, abril y mayo. Pero hay que seguir teniendo cuidado. El virus sigue estando y su peligro sigue intacto.


  • 1