martes, 20 abril 2021
05:27
, última actualización

No es solo contra Madrid, es contra los andaluces también

Image
27 nov 2020 / 09:58 h - Actualizado: 27 nov 2020 / 10:03 h.
"Economía","Impuestos","Política","Impuesto de sucesiones","Editorial","Pedro Sánchez","Gabriel Rufián"
  • Pedro Sánchez y Gabriel Rufián. / EFE
    Pedro Sánchez y Gabriel Rufián. / EFE

Pedro Sánchez siempre ha querido armonizar los impuestos entre Comunidades Autónomas. Es cierto que son muy dispares y que los españoles deberían pagar, más o menos, lo mismo. Pero Pedro Sánchez quiere armonizar, por ejemplo, los impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones y el IRPF, subiéndolos y haciendo más difícil la vida de los ciudadanos. No bajándolos sino subiéndolos. Porque Pedro Sánchez se ha entregado a la política populista e intervencionista que le propone Pablo Iglesias, porque Pedro Sánchez ha decidido gastar para que, después, lo paguen las clases medias españolas.

De la mano de Gabriel Rufián, ahora ha lanzado una campaña contra Madrid con la que podrá subir los impuestos en toda España. La excusa es Madrid (Comunidad Autónoma que, según los mensajes que llegan desde el Gobierno, pone en peligro la unidad de España por un supuesto dumping fiscal. Y esto lo dicen con un independentista de la mano que les aprobará los Presupuestos Generales del Estado a cambio de demonizar a otros). La realidad es que los perjudicados seremos los andaluces puesto que el Gobierno Autonómico actual bajó los impuestos y bonificó algunos que resultaban sangrantes y ahora podrían volver a subir.

De la mano de Gabriel Rufián, Pedro Sánchez se lanza a recaudar para poder seguir gastando.

La primera pregunta que hay que hacer al Gobierno es ¿por qué no pagamos todos menos? En Europa todos los países están bajando impuestos. En las economías más poderosas de Europa el impuesto del Patrimonio está bonificado al 100 por cien. Sin embargo, en España, el Gobierno ha incluido una enmienda en la tramitación parlamentaria de las cuentas con una clara propuesta: recuperar el Impuesto de Patrimonio en todo el territorio nacional. Más tarde llegará el turno de las armonizaciones del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. En ningún caso se planteará una bajada de impuestos generalizada. Al contrario. Y esto es una imposición del independentismo catalán.

Esta claro que esto no va contra Madrid, esto va contra todos incluidos los andaluces. Y esto es una forma de ocultar el fracaso de las políticas intervencionistas y erróneas. Y una forma de calmar a los socios independentistas del Gobierno de Sánchez que, por ejemplo, han subido fuertemente el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Cataluña (allí fue En Comú Podem el partido que obligo a la subida para aprobar las cuentas catalanas que presentó la Generalitat) y esa subida es difícil de explicar por lo que la solución es que lo suban los demás.

Es absurdo que intenten justificar esta subida brutal de impuestos (disfrazada de armonización) hablando de dumping fiscal. Los datos son los que son, y lo cierto es que Madrid aporta a la Caja Común 23.000 millones más que Cataluña desde 2009 y con menos carga impositiva sobre los ciudadanos; y Madrid bate un nuevo record en la aportación cubriendo el 70 por ciento de las contribuciones al fondo de solidaridad estatal mientras Cataluña aporta el 24 por ciento. Lo cierto es que en Andalucía se ha logrado una política fiscal mucho más razonable y, ahora, Gabriel Rufián decide que eso no sirve y que todos deben parecerse a ellos para tapar sus miserias.

Rufián dijo que había hablado con el Gobierno de Sánchez y había acordado ‘acabar con el dumping fiscal de Madrid’ y que llegaba ‘el fin del control financiero por parte del Estado a la Generalitat de Cataluña’. Es decir, Rufián lo que quiere es tener el mismo trato fiscal que el País Vasco o Navarra; es decir, lo que quiere Rufián es tener su propio dumping fiscal y que el resto de españoles paguemos a Sánchez lo que ellos se quedarán. A este sujeto habría que recordarle que las empresas que se van de Cataluña lo hacen porque el independentismos ha fracturado la sociedad, porque las calles de las ciudades catalanas se incendian cada cierto tiempo y porque la inseguridad jurídica es pasmosa. A este sujeto hay que recordarle que los bonos catalanes siguen siendo los únicos de España que se consideran ‘basura’. No van las cosas mal en Cataluña porque los andaluces paguen cero euros por Impuesto de Donaciones.

Hay que recordar que hace unos días desde el Gobierno se hablaba de esperar a la recuperación económica para tocar impuestos, pero los peajes que vamos a tener que pagar los españoles para que Sánchez continúe al frente del Gobierno van a ser enormes. Esta imposición de Rufián es un ejemplo.

Pedro Sánchez se ha puesto el mundo por montera y no deja de hacer lo posible, lo improbable o lo inexplicable, para poder seguir manteniendo un Gobierno que hace aguas y que costará sangre, sudor y lágrimas a todos los españoles. Incluidos los catalanes.


Edictos en El Correo de Andalucía