lunes, 25 mayo 2020
06:00
, última actualización

Pablo Iglesias no es Winston Churchill

15 may 2020 / 06:00 h - Actualizado: 14 may 2020 / 18:07 h.
"Editorial","Pablo Iglesias"
  • El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias. / EFE
    El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias. / EFE

El vicepresidente segundo de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, trata de hacer una política trufada de ironía que se queda a medio camino y, por tanto, convertida en una irrisión.

Tal vez cree que le convierte en un gran estadista o en un político especialmente ingenioso decir cosas como que las grandes fortunas de España están «deseando» pagar más impuestos para hacer un ejercicio de «patriotismo fiscal». Ser un gran estadista y una persona ingeniosa al mismo tiempo queda reservado a políticos de la talla de Winston Churchill.

Unidas Podemos propone una «tasa de reconstrucción» para que los que más tienen aporten más que en la actualidad. Y eso puede ser incluso una excelente idea, pero nunca puede estar acompañado de bromas o rencores irracionales o amenazas veladas.

Hay que recordar al señor Iglesias que los inversores, las personas que poseen bienes importantes y las clases medias muy bien acomodadas (él mismo pertenece a esa clase social media alta) necesitan ser tratados con justicia porque si no es así, si por ejemplo se produjera una persecución a un tipo de ciudadano, se corre el riesgo de un rechazo total y que les lleve a buscar acomodo en otros países.

Al señor iglesias hay que recordarle que no es más patriota el que paga más impuestos. Es más patriota el que paga los impuestos que debe según la ley y es capaz, al mismo tiempo, de generar empleo, riqueza para el país, trabajar mucho más para sacar adelante los problemas. Hay que preguntarse quién genera riqueza y empleos en este país y si el señor Iglesias se encuentra entre los que lo hacen.

Hacer extensiva la pobreza es una estupidez y es un camino que, irremediablemente, llevará a España al desastre económico más absoluto.


  • 1