viernes, 07 agosto 2020
22:47
, última actualización

¿Segundo capítulo de una pandemia letal?

Image
27 jul 2020 / 06:00 h - Actualizado: 26 jul 2020 / 22:08 h.
"Editorial","Coronavirus"
  • Salvador Illa, ministro de Sanidad. / EFE
    Salvador Illa, ministro de Sanidad. / EFE

Nada invita al optimismo respecto a la pandemia provocada por la Covid-19.

Parece que España está condenada a la mala gestión, a la falta de previsión, a la indolencia del Gobierno y a un sufrimiento colectivo que parece que se puede volver a repetir sin remedio. Y parece que en España, y en el resto del mundo, estamos condenados a repetir lo que ya sucedió en pandemias anteriores.

Es necesario recalcar que un simple vistazo a los libros especializados (alguno de ellos como, por ejemplo, «El jinete pálido» comentado en El Correo de Andalucía) nos advierte de nuestra incapacidad para aprender. Si fijamos la atención en la última gran pandemia mundial, la que provocó la conocida como ‘gripe española’, podemos comprobar que se repiten patrones en la actualidad. Lejos de haber servido para prevenir estos riesgos los Gobiernos del mundo se han puesto de perfil durante años. El coste de investigación y previsión para evitar pandemias como la que estamos sufriendo representa un porcentaje insignificante del coste económico que va a tener en todo el mundo. Pero los políticos no son capaces de ver más allá del horizonte que dibujan las elecciones.

El número de contagios en España se ha descontrolado. En varias zonas de España la transmisión comunitaria se ha convertido en una certeza. Ya no se puede hablar de brotes sin pensar en una segunda oleada. El Gobierno de Pedro Sánchez parece que ha tirado la toalla y ha decidido que lo importante es recibir fondos de la UE y poco más. Ni han sabido gestionar la pandemia con el estado de alarma en vigor, ni han sabido legislar durante este tiempo para evitar lo que ya está ocurriendo en España. La ciudadanía, que tuvo un comportamiento ejemplar durante el confinamiento, ve cómo grupos numerosos de la sociedad está echando a perder un esfuerzo inmenso sin que nadie parezca que pueda poner orden.

Por otra parte, algunos Gobiernos autonómicos están demostrando no ser capaces de estar a la altura. Por ejemplo, Torra parece estar más interesado en su situación personal y un independentismo que le impiden centrar esfuerzos sanitarios. El resultado es que es en Cataluña dónde ha comenzado un segundo capítulo terrible.

Se ha bajado la guardia y, ahora, se suma una sensación de falsa seguridad motivada por una evolución de los contagiados que podría llevar a pensar que ya no pasa nada, que la Covid-19 no es letal. Por supuesto, eso es falso. El número de ingresados comienza a ser alto, las camas de UCI se van ocupando y seguimos inmersos en una situación de emergencia sanitaria de proporciones catastróficas.

No aprendimos nada después de perder 50 millones de personas entre 1918 y 1919. No hemos aprendido nada con lo que acaba de sucedernos estas semanas atrás. No hemos aprendido nada de pandemias asesinas como la del VIH que acabó con la vida de decenas de millones de vidas, pandemias en las que la responsabilidad personal es clave para acabar con ellas.

La frase, atribuida a Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana Borrás, que dice ‘aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla’ es pura actualidad y debería hacernos reflexionar a todos.


  • 1