miércoles, 21 abril 2021
10:47
, última actualización

Twitter, Trump y las cosas mal hechas

Image
12 ene 2021 / 17:38 h - Actualizado: 12 ene 2021 / 17:41 h.
"Redes Sociales","Editorial","Donald Trump"
  • Twitter, Trump y las cosas mal hechas

Tras el asalto al Capitolio de Estados Unidos, hemos asistido a diversas reacciones por parte de Gobiernos, empresas o grupos sociales. Las más destacada ha sido la que ha tenido Twitter (más tarde se han ido uniendo otros buscadores y otras empresas del ámbito digital que parecen ser las que ordenas el mundo de Internet a su antojo). Y lo de Twitter es llamativo por varias razones.

Twitter ha anulado la cuenta personal de Donald Trump ya que entienden en la compañía que existe «riesgo de nuevas incitaciones a la violencia». Es decir, se está produciendo una especie de censura previa, algo que resulta bastante sorprendente e irregular. Y más después de haber consentido al todavía presidente de Estados Unidos, y a muchos más, publicar mensajes de todo tipo y sin filtro alguno. Trump es tan peligroso ahora como hace un par de años.

No deja de ser sorprendente que Twitter mueva ficha en esa dirección cuando es una de las redes sociales en las que se han ubicado debates de todo tipo (incluidos los xenófobos, populistas y extremistas), en la que conviven muchos de los creadores de fakes news a sus anchas. Twitter ha sido el paraíso de extremistas y de grupos con ideas más que preocupantes.

Además, inquieta cómo las redes sociales han alcanzado un poder insólito que mueve a millones de personas a creer que lo publicado en ellas es cierto. No son pocas las personas que se dejan arrastrar por titulares engañosos, por una cantidad de información imposible de digerir, noticias falsas, y textos en los que falta la labor de un medio de comunicación, de los profesionales del periodismo. Contrastar la información y presentar todas sus aristas no es cosa que cualquiera pueda hacer.

Después de comprobar que el populismo no trae nada bueno a las sociedades actuales, todos se quieren retirar de lo que tenga el más mínimo contacto. Pero lo cierto es que han dado un espacio esencial para su crecimiento durante años. Este movimiento de Twitter y del resto no deja de ser una forma de intentar huir de la quema.


Edictos en El Correo de Andalucía