Menú

Trabajadores empobrecidos sin hogar o con necesidad de apoyo social, un colectivo en aumento

La tendencia al alza de la inflación está azotando a muchas familias que aún no se han recuperado de la crisis social y económica que trajo la pandemia de Covid-19 y vuelven a solicitar recursos sociales aún con varios miembros trabajando

17 oct 2022 / 14:32 h - Actualizado: 17 oct 2022 / 14:40 h.
$hmKeywords_Schema
  • Trabajadores empobrecidos sin hogar o con necesidad de apoyo social, un colectivo en aumento

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios atiende en España a más de 60.000 personas en exclusión social o en riesgo de estarlo, una cifra que ha aumentado tras la pandemia y que, a causa de la inflación que está viviendo actualmente el país, se está viendo incrementada según indican desde el área de Solidaridad de esta institución sin ánimo de lucro.

En Sevilla, la Orden Hospitalaria cuenta con el centro Servicios Sociales San Juan de Dios, un recurso exclusivamente social que alberga diversos programas de emergencia social para atender a la población más vulnerable en el entorno de las Setas de la Encarnación, en pleno casco histórico. Allí, actualmente ofrecen almuerzo diario a 160 personas que previamente han sido entrevistadas por la trabajadora social que evalúa cada situación y enfoca el tipo de ayudas del que pueden ser beneficiarias. Además, en este centro se ofrece servicio de armario solidario, peluquería, duchas e higiene y reparto de alimentos para familias con hijos a su cargo. El perfil actual del usuario de este centro es el de persona en situación de sin hogar y de trabajadores empobrecidos que, además de unas condiciones de empleo muy precarias, no pueden hacerse cargo del pago de suministros y facturas tras el encarecimiento de los mismos. Además, entre los trabajadores empobrecidos, el centro ha experimentado un repunte del porcentaje en usuarias, mujeres en su mayoría empleadas de hogar, limpiadoras y cuidadoras.

Trabajadores empobrecidos sin hogar o con necesidad de apoyo social, un colectivo en aumento

La Covid-19 ha dejado tras de sí una crisis sanitaria de primer nivel, pero también una crisis social y económica que no ha terminado de resolverse aún, cuando la inflación comienza a azotar duramente los bolsillos de miles de familias que no han podido recuperarse del primer envite. La directora territorial de San Juan de Dios en Andalucía, María José Daza, explica que “San Juan de Dios, como institución, nació hace casi 500 años en Granada de la mano de nuestro fundador, que atendía a personas pobres y enfermas que vivían en las calles de la ciudad. Cinco siglos después seguimos dedicándonos a esta labor, y en Andalucía tenemos muchos y diversos dispositivos sociales que siguen intentando aliviar la situación de exclusión social de muchas familias que, aunque tengan a uno o dos miembros empleados, tienen que escoger entre pagar su vivienda o comer. Y estas son situaciones de desigualdad contra las que debemos luchar juntos, sociedad e instituciones, y poner de relieve para visibilizarlas. Hoy y todos los días del año”.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida 2021 del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social AROPE en 2021 se situaba en el 27,8%, porcentaje de la población residente en España que se encontraba al menos en alguna de estas tres situaciones: riesgo de pobreza, carencia material y social severa o baja intensidad en el empleo. El 2,3% de la población sufre estas tres dimensiones de la exclusión a la vez. En el manejo de estas cifras correspondientes al año pasado hay que tener en cuenta el crecimiento de los precios en 2022, lo que está repercutiendo en el perfil y aumento de usuarios que acceden a los recursos de San Juan de Dios.

La inflación no da tregua a muchas familias en crisis tras la pandemia

El Comedor Social San Juan de Dios de Ciempozuelos (Madrid) ofrece almuerzos y cenas a 340 personas, todos los días del año. La inflación ha traído consigo un aumento en las solicitudes de acceso a este comedor y un descenso en las donaciones que sustentan gran parte de este recurso. Muchas de las familias que acuden cada día tienen a uno o dos miembros trabajando, sin embargo, tienen que elegir entre pagar el alquiler y los gastos derivados de su vivienda, y comer. Además, el centro ha detectado que muchos de los usuarios que, tras la pandemia volvieron a retomar su proyecto de vida y pudieron desvincularse de este recurso, vuelven a pedir esta ayuda a causa de la situación actual.

En Barcelona, el 40% de las personas que reciben atención en alguno de los centros sociales de San Juan de Dios son también personas con empleo en situación de pobreza, es decir, son profesionales en activo, que están cotizando, pero cuyos contratos son tan precarios que se encuentran en situación de sin hogar y se ven abocados a acudir a alguno de los recursos residenciales de la Orden Hospitalaria para ser acompañados durante algún tiempo. Otros reciben prestaciones, como pueden ser el Ingreso Mínimo Vital, pero tampoco pueden afrontar los gastos de una vivienda, facturas, alimentación, etc., y se encuentran también en situación de sin hogar. Los centros de Sant Joan de Deu Serveis Socials Barcelona atienden anualmente a más de 1.000 personas sin hogar, y en lo que va de 2022 también han experimentado un aumento en el porcentaje de mujeres atendidas en un 10% respecto al año anterior. Desde estos centros se lleva a cabo una labor de acompañamiento integral que incluye trabajar con las personas atendidas en un plan de ahorro que les permita tener acceso a una vida autónoma, como paso primero en el inicio de su proyecto de vida. El 70% de las personas que San Juan de Dios atiende en Barcelona resuelve su situación con éxito, es decir, logran la consolidación de su proceso de inserción social.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos