domingo, 19 septiembre 2021
15:50
, última actualización

Abu Madyan, un maestro de Cantillana

Unas jornadas recuperan la figura del maestro sufí nacido en la localidad, orientadas también al desarrollo económico

26 nov 2016 / 21:24 h - Actualizado: 28 nov 2016 / 08:00 h.
$hmKeywords_Schema
  • Un momento del homenaje celebrado en Cantillana a la figura de Abu Madyan. / El Correo
    Un momento del homenaje celebrado en Cantillana a la figura de Abu Madyan. / El Correo

Abu Madyan es el maestro de maestros. Admirado en Tlemecén, lugar donde reposa para la eternidad, y en el ámbito musulmán. Venerado como santo patrón de la ciudad argelina donde concluyó su vida. Considerado y respetado por sus enseñanzas y su poesía. Antepasado ilustre de Cantillana, el más universal de sus hijos, es prácticamente un desconocido entre sus paisanos. Ni siquiera un monumento, plaza o calle existe en su localidad natal que perpetúe su nombre. Un profundo desconocimiento ante el que el ayuntamiento trabaja para dar el lugar que corresponde a este cantillanero olvidado.

Fruto de ello es la celebración de las Jornadas Internacionales sobre Abu Madyan, que en estos días se están desarrollando. Justo este año, cuando se cumplen 9 siglos del nacimiento del que llegó a ser maestro sufí, de tal importancia que sus enseñanzas se han mantenido y perpetuado a lo largo de estos 900 años. Un aniversario que se ha tomado como motor de empuje para relanzar su figura y enlazarlo con el desarrollo de la localidad. Porque «la cultura pasa por la prosperidad económica, y contribuye a su desarrollo», señaló el profesor Sari Ali Hikmet, participante en las jornadas.

Impulsadas, además, por el plan estratégico para el desarrollo de Cantillana, estas jornadas dedican 3 días a valorar y reivindicar al Maestro sufí. Entre sus propuestas, una parte cultural y otra técnica. Esta última articulada a modo de ciclo de conferencias, con ponencias sobre la espiritualidad, las enseñanzas, los poemas y la vigencia del legado de Madyan, a razón de 4 conferencias cada día del ciclo. Existe interés por crear nexos de unión entre las ciudades donde nació y murió el místico poeta, para promover lazos de intercambio. El principal de ellos, dinamizar la economía cantillanera desde el turismo. Con ese interés y con motivo de estas jornada, 80 argelinos visitaron ayer viernes la localidad, para participar de los actos programados.

Recibidos por la alcaldesa, Ángeles García, realizaron una ruta turística por la localidad –bajo la lluvia y entre paraguas compartidos por los participantes de la localidad, una forma más de fomentar la convivencia entre ambas ciudades–. La primera edil señaló que «nos faltaba conocer y reconocer quién era Abu Madyan, que el pueblo que lo vio nacer conozca su pensamiento y sus valores, y lo incorporemos a nuestro patrimonio histórico y cultural». Estas actividades dan «proyección a la localidad», explicó la concejal de desarrollo económico, Mª Carmen Rodríguez. «Sobre todo proyección económica, una de las principales motivaciones de este proyecto. Se materializa por ejemplo en que las agencias de viajes de Argelia están incluyendo a Cantillana en sus rutas». Un revulsivo para la economía local que implica al turismo y a la artesanía, puesto que los visitantes «muestran mucho interés por el mantón y su enrejado».

Dentro de una ruta cultural, que llevó a los visitantes a enclaves como la Torre del Reloj o la Parroquia, tuvo lugar uno de los actos centrales. La Plaza del Caño, vestigio de la cultura del agua importada por los árabes a la península y enclave mantenido desde la época de su dominio, ha sido el lugar en el que se inauguró la placa cerámica que perpetuará en el callejero de Cantillana el nombre, la biografía y el legado de Madyan. Obra del artista local Luis Manuel López, fue descubierta por la alcaldesa y recibida con muestras de júbilo, cantos y rezos por parte de los visitantes argelinos.

«Es curioso que no existía en Cantillana ningún sitio donde hubiera constancia de que Abu Madyan nació aquí», explicó Rodríguez. De ahí la importancia de esta placa para el conocimiento del personaje que, además, «se trabaja desde la educación, como paso fundamental para que la población lo conozca. En los colegios se enseña quién fue, y son los niños los que están despertando el interés de sus padres por conocerlo», fomentando así el acercamiento hasta su figura. Por ello, fueron los escolares de los dos centros de primaria los que disfrutaron en primer lugar de la obra sobre el místico poeta y el recital de algunos de sus poemas. Los visitantes de Tlemecén asistieron a la representación a continuación. Conciertos, recitales y una exposición de escritos recogidos de las enseñanzas del místico completaron el aspecto cultural.

Más allá de quedar como hecho anecdótico, se pretende que estas jornadas y Abu Madyan sean una parte más dentro del imaginario cultural local, situado en el mismo nivel que personajes como el bandolero Curro Jiménez o el pintor Ocaña. Para ello, se ha fijado el año 2017 como horizonte para culminar el hermanamiento entre Tlemecén y Cantillana. Y se va a continuar trabajando para mantener la celebración de estas jornadas de forma anual. Se contempla incluso la creación de un centro de interpretación de Madyan, que recoja su historia y su legado como forma de perpetuarlo ya para siempre en la localidad, para que Cantillana no vuelva a olvidar a su Maestro más universal. Y, a través de él, contribuir al desarrollo tanto de la economía local como de una cultura de paz y hermanamiento.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla