Menú
Medio ambiente

Alertan de decenas de aves muertas en Dehesa de Abajo por la ola de calor

SEO/BirdLife pide a la Junta de Andalucía «medidas» en este espacio de la Puebla del Río para evitar «nuevas mortandades» de aves

15 jul 2022 / 04:00 h - Actualizado: 15 jul 2022 / 04:00 h.
"Medio ambiente","ONG","Ola de calor","Agua"
  • Suelta de ejemplares de Cerceta Pardilla en la Dehesa de Abajo, en La Puebla del Río.
    Suelta de ejemplares de Cerceta Pardilla en la Dehesa de Abajo, en La Puebla del Río.

La entidad ecologista SEO/BirdLife ha lamentado este jueves la muerte de alrededor de 70 aves en la reserva natural Dehesa de Abajo, en La Puebla del Río (Sevilla), como consecuencia de haberse alcanzado niveles "críticos" de oxigenación por la ola de calor, lo que ha alimentado la presencia de toxinas "peligrosas" para la avifauna.

"En esta ocasión, no ha sido viable" un desagüe paulatino y recarga de la laguna lo que ha hecho "imposible evitar" la muerte de 70 ejemplares, según la información difundida por la Junta en una nota de prensa. La asociación ha pedido, igualmente, "tomar medidas" para evitar "nuevas mortandades".

Según las "primeras estimaciones" de la organización ecologistas, han sido unas decenas de aves acuáticas, principalmente ánades azulón y friso, y fochas comunes, las que han sido recogidas muertas o moribundas. La ONG califica la situación de "extremadamente preocupante" porque entre las diferentes anátidas que han aparecido muertas se han recogido también, desde el pasado martes al menos, quince cercetas pardillas, muchas de ellas adultas, tres ejemplares de focha moruna, y dos porrones pardos, todas ellas catalogadas como en peligro crítico de extinción e en España.

Por ello, la ONG ha solicitado que se realicen las pertinentes necropsias para identificar la causa de la muerte de los ejemplares, de manera que "se puedan tomar las medidas más pertinentes para evitar nuevas mortandades", toda vez que pedido que "se agilice la extracción de todos los ejemplares muertos y afectados, y que se vacíe con celeridad la laguna, asumiendo que "se trata de una medida excepcional para limitar el potencial impacto del episodio".

Falta de agua

La escasez de agua en la Dehesa de Abajo es consecuencia de la suma de las altas temperaturas continuadas y el bajo nivel de precipitaciones, particularmente acusada en el contexto de sequía prolongada actual. Cuando no supera los 50 centímetros de profundidad, se produce un efecto de baja oxigenación en el agua que, junto a las altas temperaturas favorece la proliferación de cianobacterias como, por ejemplo, las Spharospermosis aphanizomenoides, ha explicado la Junta en un comunicado.

En este sentido y "para evitar estos episodios, es necesario establecer un adecuado mecanismo de gestión hídrica de la laguna, que permita gestionar el riesgo preventivamente, es decir, que reduzca la vulnerabilidad de las especies amenazas presentes en el humedal. Para ello, la única solución preventiva es la garantía de agua en cantidad y calidad suficiente que permita al humedal ser resiliente a estos fenómenos extremos", ha explicado Carlos Molina, biólogo de la Oficina Técnica de SEO/BirdLife en Doñana.

En estos "críticos", la Junta de Andalucía ha detallado que los protocolos de manejo hidrológico en humedales apuntan la posibilidad de llevar a cabo una recarga de la laguna y su desagüe paulatino para favorecer la oxigenación de las aguas, medida que "en esta ocasión, no ha sido finalmente viable" por el incremento del nivel de cianobacterias como consecuencia del aumento acusado de temperaturas en la actual ola de calor que está afectando a la provincia. Esta situación ha afectado a las aves en diverso grado, por lo que ha sido necesario proceder al desagüe de la laguna como "medida paliativa".


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos