Menú

«Antes de perder dinero, prefiero regalar mis naranjas»

Un agricultor onubense regala casi tres toneladas de sus naranjas para llamar la atención sobre las pérdidas que sufre el sector y el escaso margen, a veces pérdidas, que tienen a la hora de vender sus productos

20 ago 2022 / 11:39 h - Actualizado: 20 ago 2022 / 13:28 h.
"Euro","Industria","Producción","Rentabilidad"
  • «Antes de perder dinero, prefiero regalar mis naranjas»

Un agricultor vecino de Gibraleón (Huelva), Juan José Gallardo, ha decidido regalar casi tres toneladas de naranjas a sus vecinos ante las pérdidas que le suponen en estos momentos venderlas a un coste que le dé beneficios, además de llamar la atención sobre el problema que sufre en este sentido el sector agrícola.

Las razones para llevar a cabo esta acción son varias, pero, como ha señalado, mientras que a él, como agricultor, le cuesta producir un kilo de naranjas entre 28 y 30 céntimos de euro, los intermediarios le ofrecen apenas 14 o 15 céntimos por kilo, una cantidad que baja a 9 o 10 céntimos para la destinada a industria para la fabricación de zumos.

A esto se une que el consumidor final paga una variable de entre 1,40 o 1,50 euros por un kilo de naranjas de mesa que en ocasiones llega de países como Sudáfrica, mientras que no hay salida para los cítricos onubenses, que terminan pudriéndose en el árbol, lo que ha hecho que, en varias ocasiones, se haya recogido la fruta para tirarla directamente, con el fin de tener limpio el naranjo.

Que las coja quien las quiera

Ante esta situación Gallardo ha colocado esta semana sus naranjas en tabales en un polígono industrial cerca de la tienda donde habitualmente vende sus productos, y a través de las redes sociales ha hecho un llamamiento a los vecinos del municipio que las quieran gratis, para que pasen a recogerlas.

Y es que los problemas se acumulan para este sector de la economía, que cada día ve como es una heroicidad sacarle rentabilidad a sus producciones, algo que ya se veía venir durante el año 2021, pero que en 2022 ha ido a más.

Costes disparados y problemas por todos lados

Y es que a la situación actual se ha unido la subida de todos los costes derivados de la guerra en Ucrania, el encarecimiento de la mano de obra o el incumplimiento de la Ley de Cadena Alimentaria aprobada el pasado mes de diciembre por el Gobierno, que fija los criterios fundamentales para que el agricultor cubra los costes de producción y no se pueda vender por debajo de los mismos.

El precio de la electricidad y todo lo necesario para regar sus campos conforme a la legalidad que marca lo necesario en esta actividad tampoco ayuda, y este agricultor ha decidido dar un paso adelante y denunciar lo que sufre el sector.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos