sábado, 21 septiembre 2019
08:09
, última actualización

Caja Rural de Utrera cierra 2018 con un beneficio de 1,1 millones de euros

La entidad financiera utrerana, única de la provincia de Sevilla que no tiene sede en la capital, cuenta con siete oficinas en Utrera, El Palma de Troya, Los Palacios y Trajano

10 jun 2019 / 20:53 h - Actualizado: 10 jun 2019 / 20:55 h.
  • Caja Rural de Utrera cierra 2018 con un beneficio de 1,1 millones de euros
  • Caja Rural de Utrera cierra 2018 con un beneficio de 1,1 millones de euros

La entidad financiera Caja Rural de Utrera ha presentado un balance positivo de cuentas en el pasado ejercicio 2018 que refleja un beneficio de 1.1 millones de euros. El presidente de la única entidad financiera de la provincia de Sevilla que no tiene su sede en la capital, Antonio Cerdera del Castillo, fue el encargado de realizar el anuncio durante la asamblea general de accionistas celebrada este viernes.

Este beneficio de 1,1 millones de euros se ha producido gracias a sus 25.689 clientes, que en 2018 registraron un aumento del 4,6%; 16.388 depósitos vista, que han aumentado un 5,4%; 11.987 tarjetas, que se han incrementado un 7,8%, y a los 6.806 usuarios de la banca electrónica.

Otros indicadores muy positivos de Caja Rural de Utrera es el índice de solvencia, que se sitúa en un 22,30% cuando el exigido es del sólo el 8% y el índice de morosidad, uno de los más bajos de España que es del 2,2%.

En la asamblea quedaron aprobadas las cuentas del ejercicio 2018 de Caja Rural de Utrera. Se tratan de unas cuentas que, en palabras del presidente “vienen a certificar, pese a la crisis económica, el buen momento de la entidad financiera en esta década en la que se ha registrado un constante crecimiento”.

Durante su discurso ante los accionistas, Antonio Cerdera explicó que los buenos datos económicos de Caja Rural de Utrera están avalados por una auditoría en la que se constata los “buenos índices de inversión, morosidad, coberturas y solvencia, que son de de mejores del sector financiero español”.

En este sentido el presidente de Caja Rural de Utrera dio a conocer en la asamblea que en el pasado ejercicio de 2018 “la entidad ha incrementado el número de clientes, los depósitos, la inversión crediticia, la solvencia, y los márgenes de la cuenta de resultado”.

Gracias a los resultados obtenidos y a los niveles de solvencia de la Caja, que se sitúan muy por encima de los requerimientos mínimos exigidos por el regulador, según afirmó su presidente, “Caja Rural de Utrera está en disposición de remunerar muy positivamente la vinculación a la Caja”. Así, se solicitó a la asamblea y resultó aprobado, el distribuir a los socios un total de 208.000 euros, de los que 88 mil euros corresponden a intereses de las aportaciones, concretamente un 4%, y 120 mil euros a retornos cooperativos materializados en aportaciones.

También resultó aprobado en la asamblea el continuar con la labor de la Obra Social de la Caja, y de la Fundación Caja Rural de Utrera en su primer año de funcionamiento, con el objetivo de ratificar su compromiso con Utrera y su entorno.

En su discurso Cerdera del Castillo alabó la labor de los profesionales de los que dijo forman “un equipo motivado, capaz de ganarse la confianza de los socios y clientes, desempeñando el trabajo con la humildad, el esfuerzo y el sacrificio debido, hecho que nos llena de optimismo y satisfacción a todos los que formamos parte de Caja Rural de Utrera”.

Según el presidente de la entidad financiera la fortaleza de Caja Rural de Utrera y del grupo Solventia al que pertenece, va a permitir continuar creciendo en los próximos años, con “el objetivo de conseguir rentabilidad, mantener la solidez financiera, ser el referente en gestión responsable, vincular a los clientes, y adaptarnos a los grandes cambios de la sociedad. En definitiva, queremos continuar siendo el mejor banco para nuestros socios y clientes”.

En la asamblea quedó también aprobada la renovación de todos los miembros del consejo rector de Caja Rural a los que Antonio Cerdera agradeció personalmente su implicación, constancia, y dedicación que ha posibilitado gestionar adecuadamente la entidad, según dijo.

Dicho consejo rector seguirá estando presidido por Antonio Cerdera del Castillo y formado por Rafael López Mena como vicepresidente, Francisco Rodríguez Román como secretario y como vocales por Diego Gómez Ojeda, José Manuel Martínez Sánchez, Luis Rojas Gutiérrez, Manuel Sánchez Apresa, Sergio Sierra Ruiz, Manuel Tenorio Ojeda y María del Carmen Tesón Martín.

El economista Manuel Ramírez Sousa seguirá al frente de la dirección general de la entidad.

Precisamente en el equipo y en la fuerza del trabajo de los miembros del consejo rector y de los empleados, según Antonio Cerdera, “es donde reside fundamentalmente nuestro éxito y donde marcamos la diferencia”.

Finalmente, Antonio Cerdera garantizó a los accionistas que de cara al futuro se seguirá defendiendo todo lo que representa la Caja Rural de Utrera, su historia, recursos, socios, clientes, empleados y, sobre todo, su "futuro prometedor", que en un entorno cada vez más competitivo y cambiante, "nos obliga a todos a asumir mayor responsabilidad, aplicando las mejores prácticas de buen gobierno".

En la actualidad Caja Rural de Utrera es la única entidad financiera propia de la provincia de Sevilla que no tiene su sede en la capital. Caja Rural de Utrera posee 7 oficinas de atención a sus clientes, 4 en Utrera, incluida su sede central y 1 en la pedanía utrerana de Trajano, en el nuevo municipio independiente de El Palmar de Troya y en Los Palacios.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016