Menú
Corpus Christi

Carmona se vuelca con un Corpus deslumbrante

Cientos de personas abarrotan las calles del Casco Antiguo para disfrutar de una procesión con estampas y tallas únicas

Ezequiel García ezegarcia85 /
19 jun 2022 / 19:33 h - Actualizado: 19 jun 2022 / 19:42 h.
"Tradiciones","Corpus Christi"
  • Carmona se vuelca con un Corpus deslumbrante

La tarde previa del domingo de Corpus se tornó fresca. El viento de poniente comenzaba a soplar dando un empujón -esperemos que definitivo- a la ola de calor que tanto sofoco y agobio ha traído los últimos días. Una brisa recibida como agua de mayo. Y ese soplo de Eolo, dejó una noche perfecta para dar los últimos retoques a unos altares con un gusto exquisito, retrotrayéndonos a estampas barrocas de monumentos efímeros en un joyero único que es el Casco Antiguo de Carmona.

Y comenzaron a repicar las campanas. Campanas de la prioral de Santa María, corazón de la festividad del Corpus Christi que, junto con la Hermandad Sacramental, son las encargadas de dar orden a tan singular cortejo. La Eucaristía previa dejó estampas de un templo a rebosar; la juncia y el romero dieron fragancia a las calles de Carmona. Tal como indican los expertos, esta celebración es la más antigua de la ciudad, habiendo testimonios de inicios del siglo XV y que, con carácter municipal, mantuvo su importancia hasta bien entrado el siglo XX.

Carmona se vuelca con un Corpus deslumbrante


Los 90 fueron clave para revitalizar esta fiesta que cayó, casi, en el olvido, siendo hoy, sin embargo la que aglutina un mayor número de corporaciones, particulares y entidades religiosas que trasladan a sus imágenes titulares o devocionales para presidir altares en la procesión del Corpus.

Pasaban las diez de la mañana cuando comenzó la procesión general con asistencia del clero, órdenes religiosas, hermandades, cofradías y asociaciones católicas así como autoridades civiles y militares por el itinerario engalanado para la ocasión.

Una joya de Madre de Dios

De los cinco pasos procesionales que forman el extenso cortejo del Corpus carmonense, uno ha sido el que ha centrado las miradas de los numerosos ciudadanos que se han acercado a contemplar este acto público de fe. Y es que la Virgen de la Encarnación, imagen titular del convento de Madre de Dios, es una obra de hacia 1515 atribuida a Jorge Fernández Alemán, mismo artista que tallara el impresionante Cristo de la Amargura, el más antiguo de los que procesiona en Andalucía.

Carmona se vuelca con un Corpus deslumbrante


El resto de los pasos, como viene siendo habitual en los últimos años, lo conformaban el relicario del santo local San Juan Grande, obra de Jesús Domínguez en plata, que fuera donado por las Hermandades de Carmona con motivo de su canonización y que éste año lucía restauración; la imagen del patrón de la ciudad, San Teodomiro, mártir, realizada y donada por el imaginero José Manuel Bonilla en 1994, delante del que va el pendón de la ciudad; el singular palio del Niño Jesús del Dulce Nombre, bajo templete de Solís y Palomino de hacia 1870, venerada por la Orden Seglar de los Siervos de María y la espectacular custodia renacentista de Francisco de Alfaro (1579-1584), considerada como una de las mejores del renacimiento español y donde se aprecia el manierismo en su composición y en la extensa imaginería que desarrolla un complejo programa iconográfico.

Altares únicos

En todo el recorrido, particulares y corporaciones se han esmerado, este año más si cabe, con la ornamentación para venerar al Santísimo. Con respecto a aquellos montados por las hermandades y corporaciones religiosas, destacar el de los Servitas, en el lateral de la Iglesia del Salvador, presidido por la santa servita Juliana Falconeri, con motivo de su festividad, obra de vestir de Manuel García de Santiago para el Sagrario de San Pedro, cedida para la ocasión por la Hermandad Sacramental. En ese mismo espacio se pudo contemplar, por el V centenario de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús (parroquia de san Pedro), su imagen titular, obra del siglo XVIII, gracias a la cesión de la Asociación Parroquial del Rosario.

Carmona se vuelca con un Corpus deslumbrante


Igualmente, las hermandades de la Coronación, en la puerta principal del Salvador con la imagen de San Juan Evangelista; la hermandad de la Columna, con la imagen bajo templete de Santa Clara de Asís, titular del monasterio de las hermanas Clarisas del XVIII; la hermandad de la Amargura, con la imagen de Nuestra Señora de Fátima en la calle Ramón y Cajal; la hermandad del Santo Entierro, con la imagen de Santa Ana y la Virgen María niña en el lateral de la iglesia de San Bartolomé por calle Prim o el Dulce Nombre de Jesús de la Hermandad del Rocío de Carmona, pusieron su grano de arena en esta preciosa fiesta.

A ellos se sumaron los altares particulares de la calle Vendederas, en la que dos casas coparon una ornamentación espectacular y única con inspiración mariana y jesuítica, con un guiño a las santas Justa y Rufina que asombró a propios y extraños.

Destacar, igualmente, los cuatro pasos que realizaron traslados de ida y vuelta, bien en las vísperas, bien el mismo día por la mañana como venía siendo tradicional. La hermandad de la Sagrada Expiración colocó su paso de la Virgen del Rosario en Martín López, imagen que fue titular de una antigua congregación rosariana de carácter parroquial del siglo XVIII; Nuestro Padre puso en las calles la preciosa imagen de la Divina Pastora, en la Casa de los Rueda, segunda talla, bajo esta advocación, más antigua del mundo, ofrecida por Fray Isidoro de Sevilla; la hermandad de Humildad y Paciencia, procesionando con la imagen de San Juan Evangelista, obra atribuida a Montes de Oca del siglo XVIII; y, por último, la Quinta Angustia con Jesús Cautivo de Belén, titular de la corporación, que fue de las primeras imágenes en colocarse en un altar efímero en la calle hace décadas, obra de Pedro Roldán el Mozo representado como Cristo Eucarístico.

Por último, este domingo alejado del calor, único y repleto de personas, niños y niñas vestidos de primera comunión y olor a juncia y romero, contó con la novedad de las alfombras de sal elaboradas por pequeños de todos los centros escolares de Carmona, ayudados por sus familiares, gracias a la iniciativa de la asociación cultural Alkandoros, dando un toque de color único a la Plaza de San Fernando.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos