miércoles, 19 febrero 2020
22:47
, última actualización

El Aljarafe se apunta al verde

La comarca compensa el ‘boom’ del ladrillo con la apertura de grandes zonas verdes, como en Tomares y Mairena, y la apuesta por políticas de movilidad más ecológicas

25 feb 2018 / 07:45 h - Actualizado: 25 feb 2018 / 07:45 h.
"Medio ambiente","Sostenibilidad"
  • El Aljarafe ha tenido un gran desarrollo urbanístico que ha equilibrado con la puesta en servicio de amplias zonas verdes. / Jesús García Pérez
    El Aljarafe ha tenido un gran desarrollo urbanístico que ha equilibrado con la puesta en servicio de amplias zonas verdes. / Jesús García Pérez

Cuando el boom del ladrillo tomó el Aljarafe, todo hacía presagiar que el factor verde de esta comarca se iba a dilapidar entre bloques de pisos y urbanizaciones residenciales. Pero no todo ha sido voracidad urbanística o, al menos, así lo defienden desde la Red Sevilla por el Clima y la Alianza por el Clima Sevilla, que ven en la cornisa más de un ejemplo de crecimiento de población, urbanización sostenible y atracción de nuevas empresas. Esa zona del área metropolitana encabeza la renta –ahí está Tomares o Castilleja de Guzmán–, inversión, nuevas demandas residenciales gracias «a la apuesta por lo verde».

Así, el Aljarafe ha levantado sus propios oasis hasta el punto de que algunos municipios se sitúan entre los de mayor hectáreas de zonas verdes por habitantes de Andalucía. En Mairena del Aljarafe, el municipio con mayor número de habitantes de la comarca, verá la luz en pocos meses el parque Central, que alcanzará las 20 hectáreas de terreno. Con ello, le seguirá la estela a Tomares, que hace año y medio –junio de 2016– reservó 45 hectáreas de zona arbolada bajo el nombre del parque El Olivar del Zaudín.

Pero, además de plantar, la Red Sevilla por el Clima también pone en valor medidas sostenibles. El último hito, esta misma semana, es el de la pasarela ciclista que conecta, después de muchos años, el Aljarafe con la capital hispalense. Pero hay más. En días se va a licitar la pasarela que conectará el parque empresarial PISA, uno de los más grandes de la provincia, con la estación de Metro. A su vez, en San Juan de Aznalfarache ya se ha anunciado la construcción de otra vía ciclopeatonal que enlace el parque comercial Alavera, que es uno de los que ha experimentado más crecimiento en los últimos tres años en Sevilla, con el núcleo urbano al otro lado de la conocida autovía de Coria (A-8058).

En lo que respecta al conjunto de la comarca, la Diputación de Sevilla cifra en cerca de 1.500 las transacciones inmobiliarias anuales y en 102.275 los contratos laborales. Estos números se hayan en una dinámica de crecimiento que los expertos consideran que se mantendrá en los próximos ejercicios.

Más verde, más movilidad y más empresas son las tres bazas en las que hay colectivos ecologistas que se inclinan por el modelo aljarafeño que frente al que históricamente ha llevado la capital –aunque en el actual mandato sí se perciben algunos brotes verdes políticamente hablando–. Todo ello dentro de un contexto en el que la población ve capital la disminución de los niveles de contaminación. Así lo corrobora el Barómetro Socioeconómico de Sevilla, del Centro Andaluz de Prospectiva, que rebela que un 72 por ciento de los sevillanos ven necesario tomar medidas sostenibles.

De todos modos, el principal medidor del encanto de un territorio está en la demografía. La capital acumula varios años de pérdidas, hasta situarse en el último padrón en los 689.434 empadronados. Sin embargo, aunque sin los niveles de 2008 y 2009, el Aljarafe sigue encabezando el crecimiento poblacional de la provincia.

Así, Mairena del Aljarafe se sitúa actualmente en las 45.571 personas empadronadas, Coria del Río en 30.535, Camas en 27.293, Tomares en 25.042, Bormujos en 21.667 y San Juan de Aznalfarache en 21.428, el único municipio de más de 20.000 habitantes que no crece respecto al año anterior, pero con un término municipal urbanizado casi en su totalidad. Éste, el demográfico, es uno de los dos focos que María Pablo-Romero, profesora titular del Departamento de Análisis Económico de la Universidad de Sevilla, señala como clave para entender el crecimiento aljarafeño.

Pablo-Romero aclara que «el crecimiento de la economía en su conjunto promueve el desarrollo de actividades empresariales, que encuentran en la zona un buen lugar para instalarse por varios motivos. Buenas comunicaciones, cercanía a Sevilla capital, precio más asequible de oficinas y suelo y un ambiente profesional desarrollado. La citada actividad está generando, además, un efecto tirón o indirecto sobre el entorno, favoreciendo aún más el crecimiento».

En segundo lugar, la profesora resalta que «una población creciente requiere de más recursos, favoreciendo el desarrollo de pequeños comercios y, posteriormente, otros más grandes para dar respuesta a las necesidades de la población. Estos negocios están teniendo también un efecto indirecto positivo sobre la economía, potenciando un mayor desarrollo de la zona».

TODOS A UNA EN EL ALJARAFE

La Red Sevilla por el Clima y la Alianza por el Clima Sevilla incluso ponen ejemplos prácticos de modelo sostenibles. Así, les llama la atención el caso de Castilleja de Guzmán, el municipio menos poblado del Aljarafe Este y uno de los diez municipios más ricos de Andalucía, según los últimos informes sobre la Renta que presentó la Agencia Tributaria en otoño.

El presidente de la Mancomunidad de Desarrollo y Fomento del Aljarafe, Raúl Castilla, recuerda que los 350.000 ciudadanos de la comarca tienen un peso específico equivalente a una gran ciudad. Castilla apunta además que «existe una estrategia compartida de puesta a disposición de suelo industrial a precios competitivos para así anclar en la comarca nuevos sectores productivos [economía verde] y un abanico de bonificaciones fiscales impulsado por las administraciones locales».

El Aljarafe está viviendo un nuevo repunte, además, en la implantación de empresas de diferentes sectores. Como ya ocurriera en los noventa, las facilidades de algunos consistorios y el efecto llamada de parques empresariales como el PISA –el mayor enclave empresarial de la comarca con 10.000 trabajadores– está empujando a numerosas entidades a invertir en la zona.

Para el presidente de la Comunidad de Propietarios del PISA, «el desarrollo económico de la provincia tiene un pulmón de creación de empleo y empresas en esta comarca». Según Ignacio Muñoz Carral, «el caso del PISA, diseñado con criterios de sostenibilidad en 1980, se ha convertido en un modelo de éxito al tener en cuenta que los espacios destinados al trabajo y su entorno son ecosistemas laborales». En este sentido, el presidente del PISA asegura, además, que «en la actualidad es el entorno empresarial más seguro y mejor equipado que existe en Andalucía».

El PISA se extiende a lo largo de 50 hectáreas en las que más de 840 entidades conforman cada día buena parte del tejido empresarial de la comarca, pero hay más ejemplos. El atractivo aljarafeño hace que se asienten empresas como Vithas, San Juan de Dios, San Pablo CEU, Carrefour, Mercadona, Decathlon, Beiman o IKEA.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016