jueves, 06 mayo 2021
15:15
, última actualización

El Consistorio planea realizar despidos para reducir su deuda

La alcaldesa afirma que la plantilla municipal está sobredimensionada, un problema que reconoce viene de antiguo

05 dic 2015 / 21:13 h - Actualizado: 06 dic 2015 / 12:07 h.
$hmKeywords_Schema
  • La alcaldesa de Huévar del Aljarafe posa en su despacho de la Alcaldía. / Pepo Herrera
    La alcaldesa de Huévar del Aljarafe posa en su despacho de la Alcaldía. / Pepo Herrera

El nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Huévar del Aljarafe, presidido por la socialista Áurea María Borrego, se ha propuesto reducir la elevada deuda que tiene el Consistorio, que puede rondar los 20 millones de euros. Su principal losa es el capítulo I, el de personal, al que se ve abocada a dar un tijeretazo, que todavía no ha cuantificado. Eso sí, recuerda que cuando ella cogió el mando en el Ayuntamiento trabajaban 240 personas, ahora este número se ha rebajado a 130, de los que aproximadamente 90 tienen contrato indefinido.

A pesar de este ajuste, la plantilla sigue siendo excesiva para un municipio que tiene poco más de 2.700 habitantes. Ante esta situación, admite que muy a su pesar tendrá que eliminar más puestos de trabajo para poder cumplir con el plan de ajuste al que se acogió el Consistorio y que el Gobierno central le exige cumplir a rajatabla. Afirma que en el mandato anterior ya se redujeron los gastos en un 90%, siendo la asignatura pendiente el capítulo de personal. No oculta que se cometió un error –ella formaba parte del anterior equipo de gobierno– que ahora se debe subsanar.

Reconoce que le ha tocado poner «la cara fea», pero insiste en que no le queda otro remedio para poder sanear unas arcas municipales que están en números rojos. «Estamos haciendo los deberes que no realizamos en los mandatos anteriores cuando en época de bonanza se hicieron muchos contratos, que siguieron en la época de crisis, lo que llevó a que se hiciese una bola cada vez más grande que ahora hay que parar», recalca.

Borrego confiesa que estos recortes le «duelen», porque afectan a personas que ella conoce, incluso a amigos, pero reitera que no le queda otra salida más que la de reducir la plantilla para que el pueblo pueda seguir adelante y que «nuestros hijos se sientan orgullosos de ser de Huévar del Aljarafe».

Antes de comenzar con los despidos, la alcaldesa realizará un estudio de las personas que trabajan en el Consistorio para que las salidas sean lo menos traumáticas posible. Se analizará qué empleados pueden acogerse a una jubilación anticipada o quiénes cobran algún tipo de pensión por tener alguna discapacidad y además están contratados en el Ayuntamiento, porque, según recalca, lo que no quiere es perjudicar a nadie.

La situación es tan caótica en este Consistorio que por culpa del elevado gasto en personal –llegó a tener a más de 300 trabajadores– se acumuló una deuda muy importante con la Seguridad Social y se dejó de pagar a los proveedores, que actualmente ya cobran en las fechas fijadas por la ley al estar sujeto el Ayuntamiento a un estricto plan de ajuste.

Los que, sin embargo, no cobran al día son los empleados municipales a los que se les adeudan las nóminas desde el mes de junio, una situación que la actual alcaldesa quiere poner en orden lo antes posible, pero para ello es imprescindible ajustar las cuentas y reducir su elevada deuda.

Asimismo, y ante la falta de liquidez, Huévar ha dejado de acogerse a programas que no cuenten con ayudas para contrataciones.


Edictos en El Correo de Andalucía