El Poder Judicial abre expediente disciplinario a un Juzgado de Utrera por retrasos de 17 años en el cobro de una indemnización de 1 millón de euros

Tras dictarse sentencia de indemnización de 1 millón de euros, la misma no se ha hecho efectiva por los retrasos en el juzgado utrerano

02 nov 2021 / 10:46 h - Actualizado: 02 nov 2021 / 10:49 h.
"El tiempo","Tráfico","Discapacidad","Hospital Virgen del Rocío"
  • El Poder Judicial abre expediente disciplinario a un Juzgado de Utrera por retrasos de 17 años en el cobro de una indemnización de 1 millón de euros

El Consejo General del Poder Judicial ha abierto un expediente disciplinario al Juzgado de Primera Instancia número 3 de Utrera por llevar más de 17 años sin resolver el pago de indemnizaciones a la víctima de un accidente de tráfico que colisionó con unas mulas sueltas en la carretera que quedó tetrapléjico, según ha anunciado el abogado de la familia afectado, Fernando Osuna..

El accidentado falleció hace más de 4 años sin recibir alrededor de un millón de euros que fijo una sentencia judicial por las graves lesiones sufridas al atropellar a las mulas.

El abogado que representa los intereses de la familia del accidentado, Fernando Osuna, solicitó la incoación del correspondiente procedimiento disciplinario por infracciones graves reguladas en la Ley Orgánica del Poder Judicial, art 418.11, que refleja que “son faltas graves: El retraso injustificado en la iniciación o en la tramitación de los procesos o causas de que conozca el juez o magistrado en el ejercicio de su función, si no constituye falta muy grave”

Los familiares por tal retraso fueron indemnizados con una reducida cuantía hace años por el retraso aludido. Pese a ello el juzgado siguió con la misma lentitud o mayor, por lo que se decidió pedir responsabilidades disciplinarias para que el juzgado sea sancionado.

El accidente de tráfico provocado por la colisión de una mula, propiedad de la parte demandada en el consecuente proceso judicial, con el vehículo cuya consecuencia fue la tetraplejia de Juan Carretero Gil, que estuvo 418 días ingresado entre en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y el de Puerta del Mar de Cádiz, reconociéndose una paraplejia con un grado de discapacidad del 99%, lo que derivó a la situación de incapacidad permanente en grado de gran invalidez.

La parte demandada fue condenada por sentencia por el Juzgado de Primera Instancia nº 3 a abonar a Juan Carretero Gil, hoy fallecido, como indemnización el importe de 620.569, 44, sólo de principal, más intereses y costas. Lo adeudado con los intereses, gastos y costas asciende a 1.000.000 de euros aproximadamente.

Dicha sentencia es firme y se ha solicitado su ejecución, la cual se tramita ante el mismo Juzgado con número de procedimiento de ejecución 365/2014.

Pese a instarse la ejecución en numerosas ocasiones, la mencionada cantidad no ha sido satisfecha habiendo espacios de tiempo superiores a dos años en los que el juzgado no ha actuado, igualmente ha estado paralizado el proceso judicial en varias ocasiones en tramos de tiempo de un año.

El último escrito sobre petición de anotación de embargo preventivo de derechos hereditarios llevaba varios años sin ser resuelto.

Por todo ello, el abogado de la familia, Fernando Osuna, ha solicitado al Consejo General del Poder Judicial responsabilidad disciplinaria del citado juzgado, por las dilaciones que sufre esta ejecución y se solicita dotación de recursos materiales y humanos al Juzgado de Utrera, que “funciona de una manera completamente inoperante, acumulando pleitos en trámite sin cesar. El tiempo medio de respuesta a escritos es de un año como poco y demuestra un sistema colapsado que pide a voces, más personal y mejora de medios de trabajo”, según Fernando Osuna.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla