viernes, 22 octubre 2021
20:42
, última actualización
Libros

Juan Ramón Escobar: «La persona que escribe deja algo que no caduca, que son sus palabras escritas»

El escritor ha presentado ‘El sueño de Bécquer. Somnografía de Ricardo Martín’, una reflexión sobre la vida y la muerte desde una biografía de autoficción

26 may 2021 / 09:22 h - Actualizado: 26 may 2021 / 09:30 h.
"Libros","Literatura"
  • Juan Ramón Escobar, autor de ‘El sueño de Bécquer. Somnografía de Ricardo Martín’. / Francisco J. Domínguez
    Juan Ramón Escobar, autor de ‘El sueño de Bécquer. Somnografía de Ricardo Martín’. / Francisco J. Domínguez

“Tenemos una cultura de esconder la muerte desde pequeños, no sabemos muy bien a qué edad hablar de que existe la muerte y que hay que aceptarla”, reflexionaba el escritor Juan Ramón Escobar en la nueva parada de ‘La Estación de las Letras’ de La Rinconada. Porque sobre el viaje vital, la aceptación de la partida, la gestión de la pérdida y del duelo y el legado tras la muerte reflexiona ‘El sueño de Bécquer. Somnografía de Ricardo Martín’, primer libro del autor, que fue presentado en el centro cívico Los Silos este martes.

El relato del sueño de Bécquer es a la vez, en esta ópera prima del escritor rinconero, el del sueño de un hombre que murió dos veces. Un escritor con existencia real como fue Ricardo Martín Reina, de cuyos manuscritos inacabados parte esta historia y que protagoniza a la vez como personaje basado en la autobiografía que dejó escrita la persona.

Juan Ramón Escobar: «La persona que escribe deja algo que no caduca, que son sus palabras escritas»
El libro fue presentado por el autor en un acto en el que profundizó en la historia acompañado por el también escritor Jairo Valencia Piedrahita. / Francisco J. Domínguez

Se trata de una somnografía, la biografía de un sueño

Pero, según explicó Escobar, no se trata de una biografía, sino de una somnografía, término acuñado por él que define un relato biográfico atípico “en el sentido de que no estamos contado un hecho vivido sino un hecho soñado”.

Ricardo Martín Reina fue un escritor sevillano, profesor de Matemáticas y suegro de Juan Ramón Escobar. Desde su autobiografía, su historia y sus escritos incompletos ha construido el escritor esta obra para cumplir su intención principal de “darse a conocer a su descendencia”.

Juan Ramón Escobar: «La persona que escribe deja algo que no caduca, que son sus palabras escritas»
El escritor Juan Ramón Escobar presentó en ‘La Estación de las Letras’ su ópera prima. / Francisco J. Domínguez

Tras ser desahuciado por los médicos tras una operación complicada, y cuando se esperaba que no superase esa noche aciaga, Ricardo Martín retornó a la vida. Volvió de la muerte una persona distinta, que en sus horas de sedación e inconsciencia vio y habló con Bécquer, para cumplir la petición que el autor romántico le hizo en ese tiempo de vigilia de que escribiera su biografía. Un trabajo que empezó “con mucho esfuerzo” y que no consiguió culminar, y que Escobar completa en su primer libro.

Una historia de autoficción

Es por tanto una biografía, más de Martín que de Bécquer, pues “no hay datos nuevos ni cosas sorprendentes. Es más un recurso literario. Hablar de Bécquer por no hablar de otras cosas más complicadas”. Pero esta es además una biografía dialogada, “más de soliloquios o monólogos que diálogos naturales”, que puede encuadrase en el género de la autoficción, ya que el protagonista es autor de su historia, que es a la vez real y al mismo tiempo ficticia. Pero, que a pesar de ello, permite conocer al escritor fallecido a través de su legado, porque como afirmó Escobar “la persona que escribe deja algo que no caduca, que son sus palabras escritas”.

‘El sueño de Bécquer’ suma preguntas sin respuesta y reflexiones, en un ejercicio de introspección personal a través de los personajes. Conclusiones sobre el tiempo, que “en el libro se dice que nosotros somos los que nos movemos y el tiempo es el que queda”. Y con un mensaje positivo sobre el fin de los libros y su fuerza. Porque, como expone la propia obra, “la literatura tiene ese poder, el de cambiar las cosas, y es un poder mayor que el de la muerte, porque puede llegar a cambiar los finales, hacerlos más comprensibles y entendibles, menos duros”.

Juan Ramón Escobar: «La persona que escribe deja algo que no caduca, que son sus palabras escritas»
La somnografía de Escobar fue presentada en el centro cívico Los Silos de La Rinconada. / Francisco J. Domínguez

El objetivo de la novela, por tanto, apunta a cambiar el dolor de la pérdida de la persona cercana, ejemplificado en la historia entre la realidad y la ficción de Ricardo Martín. Su estructura amplifica su carácter onírico, al constar de cinco capítulos que además se corresponden con las cinco fases del sueño, siendo la última – la fase REM – de la que Ricardo Martín vuelve para escribir sobre Bécquer. Y como sueño, también tiene parte de leyenda “siguiendo el patrón becqueriano”.

Libro sobre la vida y la aceptación de la muerte

Puede entenderse esta somnografía como una loa a la vida, a saber vivir y aprender a aceptar la muerte. “En algún momento se acaban los viajes y se disfruta del camino”, comparó Escobar para equiparar que todo tiene principio y final, y no por este último se deja de vivir todo lo que lo antecede. Y llegado el adiós, “cuando se acaba, se acaba, y los que se quedan tienen que utilizar eso para seguir creciendo”, apostilló.

Esta nueva cita de La Estación de las Letras – la feria del libro de La Rinconada que se extiende a lo largo de los tres meses de la primavera –, fue un acto profundo y reflexivo, que sirvió de homenaje tanto al mito literario y romántico que supone Gustavo Adolfo Bécquer como al propio Ricardo Martín, autor de ‘Contraluz’ y ‘Más allá del tiempo’. A aquel hombre que pudo concluir por imposible que parezca su autobiografía viviendo y muriendo dos veces. Y que fue recordado – como lo hacen sus íntimos lectores – a través de este acto que, como el libro, también ha servido a sus allegados a modo de duelo de su pérdida.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla