La Basílica Paleocristiana de Gerena

La historia ha dejado en Gerena las huellas de muchas civilizaciones, e incluso rarezas mitad arquitectura mitad religión, como la Basílica Paleocristiana

Triana Abad Triana30Triki /
09 sep 2022 / 15:36 h - Actualizado: 09 sep 2022 / 15:37 h.
  • La Basílica Paleocristiana de Gerena
  • La Basílica Paleocristiana de Gerena
  • La Basílica Paleocristiana de Gerena
  • La Basílica Paleocristiana de Gerena
  • La Basílica Paleocristiana de Gerena
  • La Basílica Paleocristiana de Gerena

Desgraciadamente, de esta Basílica, solo queda la planta, aparte de que queda mucho por trabajar para que los circuitos turísticos la incluyan en sus listados para que sea visitada como merece su historia. Muy cerca están parte de sus antiguas canteras, de modo que en pocos metros la historia ha dejado muchas huellas dignas de ver.

Este lugar es muy especialmente querido por el pueblo de Gerena. Su origen se remonta al siglo IV-V y fue puesto en valor después de que un vecino de la localidad, que acostumbraba a sembrar en los terrenos que hoy son parte del recinto de la Basílica, topó con algo que le llamó la atención y despertó su curiosidad.

La curiosidad de aquel hombre lo llevó a cavar con cuidado en el entorno de lo descubierto, llegando a encontrar lo que después se supo que era una sepultura, puesta momentos después en conocimiento del Ayuntamiento.

Descubrimiento de interés

Después de la supervisión del hallazgo y de verificar que aquello podría tratarse de algo con cierto interés, la zona fue puesta en conocimiento del Museo Arqueológico de Sevilla.

Un reconocimiento de la zona por parte de miembros del museo, dio como resultado el encuentro de un asentamiento arqueológico bastante importante, lo que llevó a trazar un plan de excavación que duró más de diez años, en la década de los 80.

Los comienzos de las excavaciones sacaron a relucir algunas de las sepulturas que se hallaban en esta zona de la localidad de Gerena. Una necrópolis Paleocristiana en la que se pueden diferenciar dos zonas, la parte de la Basílica y la zona de enterramiento, donde fueron situadas las sepulturas.

Un mosaico explicativo, realizado en granito, muestra las imágenes de cómo sería la planta y el alzado de la Basílica, tal como los expertos en arqueología realizaron los estudios sobre el lugar.

Situación estratégica

Muestras de que la zona en la que se encuentra la Basílica era una zona de tránsito y un enclave importante para la vida de los habitantes de la época, como la calzada romana que lleva a cruzar.

La vía de comunicación de aquella calzada romana unía las minas de Río Tinto o las minas de Aznalcóllar, con el puerto de ‘Ilipa Magna’ (Alcalá del Río), pasando por el castro romano de El Castrejón, que hoy se encuentra dentro del recinto del cortijo de El Esparragal.

En todo el recorrido que lleva a lo largo de esta calzada romana, cabe destacar que, en varios puntos se encuentra ‘escoria romana’, lo que da un indicio del alto interés que había en la época por el metal y los minerales.

Puesta en valor

Desde que se realizaran las excavaciones y se pusiera en valor la zona como recinto arqueológico, se han realizado diversas actividades en torno a la herencia religiosa del lugar.

Una de las más conocidas y que se mantiene en el tiempo desde que los restos de la Basílica es visitable, es la celebración de una eucaristía en memoria de aquella primitiva comunidad cristiana del siglo IV. Dicha eucaristía se realiza todos los años el primer domingo del mes de agosto, cercano a la festividad de Santo Domingo de Guzmán, y que organizan las hermandades de la Virgen del Rosario y del Gran Poder de Gerena.

Para realizar la visita guiada que ofrece este singular hallazgo, se facilita el número 628657073, en el que hay que realizar reserva.

Gerena para ver

Aunque hace más de medio siglo que las impresionantes canteras de Gerena dejaron de surtir de material a obras de toda España, en el pueblo todo parece girar en torno a ellas, ya sea por la enorme cantidad de calles adoquinadas o por el monumento natural que ha quedado para visitas de todo aquel que quiera verlas de cerca.

El paso de la historia por este municipio del a provincia de Sevilla, deja enclaves que se pueden visitar tales como la Ermita de la Encarnación, en las estribaciones de Sierra Morena, cerca del arroyo de Las Torres, que delimita los términos de Gerena y Guillena; el Cortijo de El Esparragal, uno de los cortijos más antiguos de Sevilla y que cuenta con numerosos vestigios romanos a lo largo de sus extensiones de terreno. El cortijo principal data de 1615, siendo Monasterio de la Orden de los Jerónimos hasta 1850; el museo del cantero, un espacio que recrea la experiencia del oficio y en el que se pueden ver fotografías, documentos, útiles de la época; o las canteras y Fuente Santa, todos ellos considerados de Interés Cultural.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos