martes, 19 octubre 2021
14:59
, última actualización

La Cruz de Abajo de Aznalcóllar tendrá que esperar un año más

Sus fiestas, que no son anuales, se posponen a 2021 ante la imposibilidad de asegurar su celebración el presente año

30 may 2020 / 09:44 h - Actualizado: 30 may 2020 / 09:46 h.
$hmKeywords_Schema
  • La Cruz de Abajo de Aznalcóllar tendrá que esperar un año más

2020 iba a ser un año especial en la Cruz de Abajo de Aznalcóllar. Se cumplen 200 años de la llegada de la imagen de Santa Elena y la corporación celebraba sus fiestas grandes por esta efeméride. Unos festejos que no son periódicos y no tenían lugar desde 2016. La crisis sanitaria provocada por la COVID-19 alargará un año más la espera, pues las fiestas extraordinarias de Abajo han quedado aplazadas a 2021.

La junta de gobierno de la hermandad, de acuerdo con el director espiritual y el Ayuntamiento de la localidad, ha decidido suspender las celebraciones previstas para el próximo mes de agosto y aplazar las fiestas grandes. “La difícil situación en la que nos encontramos” provocada por el coronavirus y la obligación de “cumplir una serie de medidas restrictivas” han motivado esta decisión.

El próximo mes de agosto sí se celebrarán los cultos previstos

Las fiestas grandes de Abajo comprenden distintos cultos y actos como la romería y procesiones. Un ciclo festivo que estaba previsto desarrollar entre los días 8 y 16 de agosto. Aunque los festejos más populares no se llevarán a cabo, la hermandad sí celebrará los cultos previstos para esas fechas. Se dedicará, por tanto, el triduo a Santa Elena los días 15, 16 y 17 – que de haberse celebrado las fiestas grandes hubiera sido los días 10, 11 y 12 – y función en el día de su festividad, el 18 de agosto Aunque se celebrarán “adoptando las medidas y restricciones oportunas para que la fe y devoción por nuestros sagrados titulares mantenga viva la llama de nuestra Hermandad”, explica la corporación en el comunicado emitido.

En caso de que la pandemia hubiese remitido definitivamente en esas fechas y “a pesar de que se levanten las restricciones existentes en el mes de agosto”, la hermandad no celebrará ningún acto extraordinario “principalmente por los efectos económicos negativos que todos estamos padeciendo”. Según ha destacado la corporación de la plaza del Alamillo, “es tiempo de solidaridad y de humanidad” en que la hermandad “debe estar a la altura de los hechos acontecidos y tender la mano a las personas que así lo precisen”.

En este sentido, la hermandad ha mantenido la colaboración con el Ayuntamiento con la donación de hipoclorito para la desinfección viaria en los primeros momentos del a pandemia. Igualmente se ha atendido a la población “prestando ayuda a las personas que lo han necesitado”, explica la secretaria de la corporación, Mª Ángeles Sánchez. Además, se está estudiando un proyecto asistencial de mayor calado para poder dar cobertura a las necesidades que esta crisis sin precedentes está generando.

Desde 2016 no procesionan los titulares, y las fiestas grandes no se celebran desde 2010

La Cruz de Abajo de Aznalcóllar tendrá que esperar un año más

“Este agosto iba a ser diferente, único e irremplazable para nuestra Hermandad”, se asegura en el comunicado de suspensión. Los dos siglos de la llegada a la localidad de la imagen de Santa Elena ha sido el aniversario en torno al cual se iban a articular las fiestas grandes. Hay que remontarse a 2016 para recordar la última procesión de la Santa Cruz y la santa emperatriz, aunque en ese caso fueron una edición especial de los festejos extraordinarios que no acogieron todos los cultos y celebraciones. Para hablar de unas fiestas mayores propiamente dichas hay que retrotraerse hasta 2010. De ahí la ilusión depositada en las próximas celebraciones.

Los hermanos de Abajo han recibido la noticia “con pena por no poder celebrar las fiestas, aunque convencidos de que es la mejor decisión”, explica la secretaria de la hermandad. “Los hermanos estaban concienciados en que era lo mejor antes de decidirse. Es difícil realizar actos como la imposición de bandas o la procesión manteniendo la distancia de dos metros”.

Mismos cultos y actos extraordinarios aplazados para un año después

Con todo ello, será del 7 al 18 de agosto de 2021 cuando Aznalcóllar vuelva a disfrutar las fiestas grandes de la Cruz de Abajo. Se mantienen los mismos cultos y actos pero un año después. La imposición de bandas a la Romera Mayor y los Mayordomos y el Pregón – los mismos elegidos para 2020 –, el día 7 de agosto, abrirán las fiestas. Del 9 al 11 se celebrará triduo en honor a Santa Elena. El día 12 se inaugurará el alumbrado extraordinario de estas fiestas, entre el que destaca “el Terrible”, el arco de grandes proporciones que reproduce la puerta de San Miguel de la Catedral de Sevilla.

La salida al entorno de la localidad a recoger romero para ofrecérselo a la Cruz, el conocido Romerito, se celebrará el 13 de agosto. Será el sábado 14 cuando tenga lugar la romería a la ermita de El Palmar, donde se venera a la antigua Cruz de la hermandad. Los cohetes “de los gordos” que habrán estallado durante todos estos días arreciarán sin duda en la mañana del día 15 de agosto, cuando tras 5 años la Cruz de Abajo y Santa Elena vuelvan a salir en procesión para su traslado a la parroquia aznalcollera. Allí se celebrará la función principal y, ya en la tarde, procesionarán por todo el pueblo. Las celebraciones concluirán el día 18, onomástica de la Santa titular, con la misa en su honor y de acción de gracias por unas fiestas grandes y de aniversario que se conmemorará, con el aplazamiento, durante dos años.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla