domingo, 20 octubre 2019
00:05
, última actualización

La ilusión cobró vida en Guillena

Declarada fiesta de interés turístico, la única cabalgata viviente de la provincia recorrió las calles de Guillena, repletas de público a pesar del frío

05 ene 2019 / 21:09 h - Actualizado: 05 ene 2019 / 21:18 h.
  • La ilusión cobró vida en Guillena
  • La ilusión cobró vida en Guillena
  • La ilusión cobró vida en Guillena
  • La ilusión cobró vida en Guillena
  • La ilusión cobró vida en Guillena

Guillena vive cada 5 de enero una fiesta de tal cariz que está declarada de interés turístico de Andalucía. Reconocimiento obtenido por la espectacularidad de un cortejo con más de 25 años de tradición. La Cabalgata de Reyes, la única viviente de la provincia de Sevilla, volvió este sábado a sorprender y emocionar, recreando pasajes bíblicos con escenografías realizadas por los propios vecinos de forma estática.

Con la música de la charanga local Los Alterados y precedida por una legión romana a caballo, Montse García Falante fue recibida entre aplausos al cruzar el puente de la Rivera y dar inicio a la mágica cabalgata como Estrella de la Ilusión. Abría una comitiva de 19 carrozas, 13 de ellas vivientes, donde la quietud de las poses sobrecogían por la calidad de los montajes. Muchos de los cuales han sido elaborados contrarreloj, puesto que se han servido como cada año de remolques y bateas de camiones que, tras la jornada laboral, han sido cedidos para ser el soporte de este cortejo de la ilusión.

Pero no por ello faltaban detalles ni calidad. Paisajes recreados de forma exquisita, arquitecturas añejas, labores y atuendos de la época del nacimiento del Señor. Animales, plantas, artesanía, todo tuvo cabida en cada una de las gigantescas carrozas. El Nacimiento de San Juan Bautista, La Anunciación del Ángel a la Virgen, María visita a su prima Isabel, Herodes se reúne con los Reyes Magos fueron algunos de los cuadros que discurrieron a lo largo de las calles de la localidad.

La noche se tornaba fría, pero las figuras permanecían impertérritas, representando su estático papel, entre aplausos y comentarios de ánimo de la muchedumbre que poblaba las calles presenciando tal desfile de arte efímero.

Concluido el desfile evangélico, llegó la animación. Las carrozas infantiles dieron paso a Rosa María González, José Antonio García y Antonio Carlos González, que representando respectivamente a Melchor, Gaspar y Baltasar regalaron caramelos, balones y juguetes sin descanso, con los sones de la Banda de Música Villa de Guillena.

Finalizado el recorrido, Sus Majestades descendieron de sus tronos para llegar hasta la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada, donde adoraron al Niño y depositaron sus presentes. Posteriormente, desde los balcones del Ayuntamiento, despidieron un año más el paseo de la ilusión, esa que localidad mantiene y representa viva.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016