Menú

Los poblados de la marisma quieren carreteras «normales»

Las pedanías de la marisma, como Trajano, Sacramento, Pinzón o El Trobal, reivindican la conversión de sus caminos rurales en carreteras, como se vislumbró en un acuerdo entre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Diputación hace 15 años

Álvaro Romero @aromerobernal1 /
18 oct 2022 / 17:14 h - Actualizado: 18 oct 2022 / 18:19 h.
"Infraestructuras"
  • Los poblados de la marisma quieren carreteras «normales»

Los poblados de colonización del Bajo Guadalquivir, pertenecientes a los municipios de Utrera, Los Palacios y Villafranca y Las Cabezas de San Juan -donde viven alrededor de 10.000 personas- han resucitado la vieja reivindicación que, hace 15 años, desembocó en que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Diputación de Sevilla firmaran un protocolo de colaboración por el que la primera institución se comprometía a arreglar los caminos rurales que los interconectaban y la segunda, a incorporarlos como carreteras provinciales.

Aquel protocolo se quedó en papel mojado y ahora, la Plataforma Pueblos Abandonados de Las Cabezas de San Juan, que lidera el alcalde de la entidad local autónoma (ELA) de Marismillas, Castor Mejías, ha organizado una concentración para este próximo viernes, a las 10.00 horas, con la intención de volverlo a reivindicar. La manifestación “por unas carreteras dignas que unan los pueblos de colonización” tendrá lugar en la glorieta de la estación de ferrocarril de Las Cabezas de San Juan y tanto Mejías como el alcalde de Los Palacios y Villafranca, Juan Manuel Valle, ambos de IU, que hoy han dado una rueda de prensa, han hecho un “llamamiento a la ciudadanía y al tejido socioeconómico de la zona –cooperativas, comunidades de regantes, etc.- para que acudan a la misma. El regidor palaciego insiste en que “sea con el mecanismo que sea, lo que está claro es que se está planteando una reivindicación justa y sea la administración que sea tienen la obligación de no mirar hacia otro lado” frente a la realidad de estos caminos inundados de baches que van a empeorar, además, con la llegada de las primeras lluvias.

Por parte de Las Cabezas de San Juan, no se trata solo de Marismillas, sino de Vetaherrado, San Leandro y Sacramento. Por Utrera, Trajano, Pinzón o Guadalema de los Quinteros. Y por parte de Los Palacios y Villafranca, El Trobal o Chapatales. “Es muy importante que los vecinos de los pueblos afectados respalden este viernes de manera masiva esa concentración que exige mejoras en los caminos regables que surgen para atender unas necesidades concretas durante la puesta en marcha del cultivo de miles de hectáreas y a las que llegaron miles de personas para poner en valor esta tierra”, ha señalado Valle. “Con la evolución lógica de la vida, lo que eran necesidades puramente agrícolas se han ido convertido en necesidades vitales, y los desplazamientos se hacen ahora en condiciones de auténtico riesgo, ya que las carreteras están en muy mal estado”, han insistido.

Según el alcalde Marismillas, la mejora de estas vías supone “no solo la seguridad de las personas que transitamos por ellas, también seguridad para la economía y para el desarrollo de nuestra comarca”. “Las marismas del Bajo Guadalquivir suponen unas de las mayores extensiones agrícolas que hay en Europa y vemos cómo nuestras producciones salen por unos caminos maltrechos, llenos de baches, sin arcenes y sin medidas, construidos en los años 70 para atender a una demanda que nada tiene que ver con la realidad actual cuando la usan maquinarias de gran tonelaje que se cruzan con autobuses escolares, por ejemplo”, ha apuntillado Mejías.

Fondos Next Generation

“Entre todos tenemos que ponerle fin a estas prácticas con la conversión de estos carriles de regantes en carreteras dignas, que sean incluidas en la red provincial de carreteras, que ya se contemplaba en el protocolo existente en torno a 2007 entre la CHG y la Diputación”, ha señalado Mejías, a la vez que reivindica que se usen los fondos Next Generation para financiar el proyecto, ya que “muchos de esos millones traen la etiqueta de lucha de contra la despoblación”, y ha puesto como ejemplo la población de Marismillas, que en los últimos años se ha visto notablemente reducida, al pasar de contar con casi 2.000 habitantes a no llegar a los 1.600.

Estas reivindicaciones, por tanto, están en concordancia a los compromisos que el Gobierno de España está suscribiendo con Europa, a nivel internacional y en los propios documentos estratégicos de España para favorecer la cohesión social de los territorios, la lucha contra la despoblación de los pequeños municipios y la Europa vaciada, “ y sin embargo están mirando hacia otro lado cuando se demandan mejoras en infraestructuras que van a ayudar a mejorar las condiciones de vida de miles de personas”, han opinado los convocantes de la concentración del viernes. El alcalde Marismillas recuerda que este proceso de movilizaciones se inicia tras la falta de respuesta por los cauces institucionales.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos