Minichefs frente a la diabetes

Un grupo de 20 niños de Arahal, bajo las órdenes del cocinero Luis Portillo, realizarán una cena para recaudar fondos para la asociación Diabetes Cero

María Montiel marmondua /
28 ago 2017 / 08:55 h - Actualizado: 28 ago 2017 / 08:57 h.
"Salud pública","Gastronomía"
  • Los niños se afanan en cortar las verduras para el sofrito de uno de los suculentos platos que van a elaborar. / M.M.
    Los niños se afanan en cortar las verduras para el sofrito de uno de los suculentos platos que van a elaborar. / M.M.
  • El chef Luis Portero muestra cómo preparar uno de los platos. / M.M.
    El chef Luis Portero muestra cómo preparar uno de los platos. / M.M.

Cortando las verduras del sofrito para el bacalao. Así es como comienza la clase de cocina de un grupo de niños de Arahal. Mientras algunos se afanan en preparar los tomates y las cebollas, otro grupo se encuentra calentando las natillas de chocolate que endulzarán el postre en una cena solidaria que se celebrará el próximo miércoles 30 de agosto.

Fue hace tres años cuando el chef arahalense Luis Portillo comenzó un curso de cocina infantil, donde enseña a los pequeños algunas nociones del arte culinario. Con este taller sobrellevan mejor las mañanas de las vacaciones en verano. Un curso que este año ha dado un paso de gigantes con la preparación de una cena que realizarán estos futuros chefs.

En el restaurante El Pulpejo se encuentran dando las clases estos niños con edades que oscilan entre los siete y los 12 años. En la primera lección del curso, Portillo tuvo la idea de realizar esta cena solidaria como broche final del taller que dio inicio a finales del mes de julio. Como cuenta Portillo, «fue entonces cuando se me ocurrió que los niños realizaran una cena benéfica para niños enfermos». En este caso, lo recaudado irá íntegro a la asociación Diabetes Cero, movimiento de padres de niños con diabetes tipo 1 y adultos, cuyo objetivo es el seguimiento y financiación de una investigación real y duradera. Los suculentos platos ya se están elaborando en las cocinas. Aunque en la noche de la cena se realizarán la gran mayoría. Desde esta semana están dejando listas algunas creaciones que se congelarán para «facilitar y adelantar tareas de cara al gran día».

Treinta y seis comensales cenarán varios platos en los que los niños están poniendo todo su esmero. Andrea se encuentra preparando el postre. Tiene 12 años y está atareada con el flan. Es ya toda una experta cocinera que siente predilección por la pasta. Repite en este curso «porque me gusta la cocina», explica mientras no para de mover su mezcla humeante.

Trabajan por equipos y divididos en partidas, tal y como se distribuyen en las grandes cocinas. De hecho, Luis ha querido asignarlos de esta manera para que «aprendan entre ellos y trabajen en equipo. Además de esta forma se conocen».

Ana Esperanza se estrena entre los fogones, aunque viéndola con el cuchillo nadie lo diría. Quiere incluso servir algunos platos para que «mi madre me vea», afirma orgullosa esta pequeña que ya ayuda en casa con solo nueve años. Al igual que la benjamina, quien, con siete años, se defiende rallando la zanahoria aunque reconoce que «se me da regular».

Sin embargo, los hay que apuntan maneras. Y buenas. Javier tiene claro su futuro en la cocina y ya piensa en participar en algún programa de televisión tipo Master Chef. No se pierde ninguno e incluso recuerda cual fue la primera receta que cocinó: arroz tres delicias.

Mientras preparan las comandas, no paran de preguntar a Luis cada uno de los pasos a seguir. Ni un minuto de tregua en su trabajo que realizan con dedicación, de cara a tenerlo todo listo para el día grande. Ha sido tal la acogida de la cena, cuyo coste es de 30 euros, que incluso ya tienen vendida casi la totalidad de las mesas que sumará un grano de arena para la causa de Diabetes Cero.

Lo recaudado irá íntegramente para la asociación, puesto que el trabajo es altruista e incluso varias empresas de la localidad se han prestado a ceder los alimentos que se cocinarán para los comensales, quienes degustarán aceitunas gordales rellenas, bacalao con langostinos crujiente, lomo relleno acompañado con raviolis de setas y un postre que, de momento, aún está por determinar. Bocados preparados por pequeñas manos que ilusionados esperan su gran día para estrenarse en los fogones.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla