martes, 27 octubre 2020
11:07
, última actualización
Doñana

Nuevos vertidos de la depuradora de Villamanrique

Ecologistas en Acción denuncia por tercer año consecutivo estos vertidos y solicita que se exijan responsabilidades a sus causantes, más allá de meras sanciones económicas

27 sep 2019 / 11:23 h - Actualizado: 27 sep 2019 / 11:35 h.
"Doñana"
  • Foto: Ecologistas en Acción
    Foto: Ecologistas en Acción
  • Nuevos vertidos de la depuradora de Villamanrique
  • Nuevos vertidos de la depuradora de Villamanrique
  • Nuevos vertidos de la depuradora de Villamanrique

TAGS:

Un año más y van tres seguidos, Ecologistas en Acción ha detectado y denuncia ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Delegación Territorial de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Sostenible un vertido con depuración insuficiente al cauce del Arroyo de la Cigüeña, tributario del río Guadiamar en la zona de Entremuros, dentro del Espacio Natural Doñana, procedente de la depuradora Guadiamar II, sita en Villamanrique y que recibe las aguas residuales del citado municipio y de el de Pilas.

El hecho es que, a poco que llueve, la depuradora empieza a tener problemas de depuración por la llegada a la misma de efluentes que destruyen los lechos biológicos encargados de la depuración de las aguas residuales urbanas, ya que no sobreviven a las elevadas concentraciones de lejía y salmuera presentes en las aguas negras procedentes de las aceituneras, de las que presuntamente procederían estas aguas.


Esto se traduce en una paralización de la depuradora, que tarda semanas en ser puesta adecuadamente en funcionamiento y recuperar sus funciones, tiempo durante el cual se produce el vertido continuo de sus aguas sin depurar al Arroyo de La Cigüeña, llegando a Doñana en 2 kilómetros escasos de recorrido, entrando en el Espacio Natural por la zona de Entremuros, pasando fácilmente de aquí a la marisma del Parque Nacional por el Caño Travieso.

Nuevos vertidos de la depuradora de Villamanrique

Denuncias anteriores
Las denuncias interpuestas en las ocasiones anteriores por el mismo tipo de vertido tuvieron como resultado sanciones a la empresa pública Aljarafesa, que gestiona esa depuradora. El año pasado la sanción ascendió a 6.000 euros, que finalmente vino a ser imputada en las facturas de las vecinas y vecinos a los que da servicio, socializándose el coste de sanciones que tienen unos responsables directos que, sin embargo, no son los que finalmente pagan el daño causado.

Ecologistas en Acción exige que las sanciones impuestas al ente que gestiona las aguas residuales se reviertan en la regeneración ambiental de los cauces, en el deslinde del dominio público hidráulico, en la dotación de caudales ecológicos. A su vez, exigen a la administración local la aprobación de ordenanzas de vertidos de aguas residuales no domésticas a las redes de alcantarillado, como instrumento para descargar en las actividades económicas que originan los vertidos.

Insisten en su denuncia en que se investiguen los orígenes de estos vertidos, que presuntamente tienen a las aceituneras como principales sospechosas, para determinar de una vez la responsabilidad real del vertido y que no se diluya entre toda la población, sino que sea a los directos responsables a los que se repercutan las sanciones, los costes de reparación de daños y las eventuales responsabilidades penales en las que pudieran estar incurriendo. En este sentido, esta organización informará a la Fiscalía por si entiende necesaria la apertura de una investigación judicial.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016