sábado, 16 octubre 2021
08:50
, última actualización

Puigdemont: «Lo de Coripe es odio con la voluntad de generar odio»

El expresidente de la Generalitat encabeza las reacciones desde el independentismo catalán rechazando la fiesta de la Quema del Judas de la localidad sevillana

22 abr 2019 / 09:07 h - Actualizado: 22 abr 2019 / 12:49 h.
$hmKeywords_Schema
  • Quema este domingo del Judas de Coripe con la imagen de Carles Puigdemont. / F.C.
    Quema este domingo del Judas de Coripe con la imagen de Carles Puigdemont. / F.C.

Las reacciones a la quema este domingo del Judas de Coripe con la imagen de Carles Puigdemont no han parado de llegar desde que se hicieron públicas las primeras imágenes, y una de las más esperadas era la del propio expresidente de la Generalitat, que desde su exilio voluntario en Waterloo ha publicado un hilo en Twitter en el que asegura que lo visto en Coripe es “un mensaje de odio con toda la voluntad de generar odio”.

El hilo está está escrito en catalán, y comienza destacando la afiliación política del alcalde, el socialista Antonio Pérez, que en varias ocasiones ha recordado que el Ayuntamiento sólo da cobertura a la celebración de la fiesta, que no la organiza.

Sin embargo, cita desde el primer momento que “en un pueblo de España, gobernado por el PSOE, han decidido disparar y quemar un muñeco que representaba a mi persona, y llevaba un lazo amarillo claramente visible. No han querido disparar y quemarme sólo, han querido mofarse de la lucha por la libertad de los prisioneros y exiliados”.

“Ni es anécdota ni son una minoría”

“No ha sido ninguna anécdota o trabajo de una minoría. Ha sido una actividad oficial, protegida por las autoridades socialistas locales. Incluso, ha utilizado munición real con la participación de la Policía Local”, destaca Puigdemont, que recuerda que “por lo general, tiendo a respetar las muestras de ironía y sarcasmo que se han producido en todo el Estado porque son parte de la libertad de expresión”, pero esto, a diferencia de otros, no puede ser respetado, por la dignidad personal y por la decencia democrática”.

Así, entiende que “es un mensaje de odio, con toda la voluntad de generar odio. Es un acto en el que los participantes menores han asistido como algo normal a la orgía de la violencia contra lo que represento. Es un acto indigno, impropio de cualquier sociedad civilizada”

Por último, sostiene “mi compromiso es la independencia, la democracia, la libertad. Ninguno de estos compromisos merecen un fusilamiento o una hoguera, al menos en una sociedad civilizada. Lamento mucho que el PSOE participe de un acto de odio tan visceral e inhumano”, para asegurar que "la España del 155 y del a por ellos ha engendrado esta actitud. Sus promotores y avaladores son directamente responsables, como son de la imagen deteriorada de España”.

Rufián lo compara con acusaciones de terrorismo

Sus palabras fueron secundadas por algunos de los líderes más representativos de la política catalana, como el caso del diputado de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Gabriel Rufián que ironizaba con que la quema del Judas se considere “folklore”, equiparándolo con la detención de una miembro de los CDR en 2018 en Viladecans (Barcelona).

Rufián ha escrito que “vives en un país en el que una careta y un silbato en la casa de una independentista en Viladecans es terrorismo y fusilar un muñeco con un lazo y la cara de Puigdemont en la plaza de un pueblo de Sevilla, folklore”.

A este asunto también ha reaccionado el presidente de la Generalitat Catalana, Quim Torra, que ha expresado su rechazo a la Quema del Judas, diciendo, de una forma más somera que Puigdemont: ”Sencillamente, hórrido. Asco extremo. Intolerable. Lo denunciaremos”.

El Gobierno de Torra y JxCat han anunciado que preparan sendas denuncias por la quema del muñeco, al considerar que podría ser constitutivo de un delito de odio.

Fuentes del Ejecutivo de Cataluña han precisado que Torra ha hablado con el vicepresidente catalán, Pere Aragonès, y ha pedido a los servicios jurídicos de la Generalitat que estudien el caso, con el fin de que, en la reunión del Gobierno prevista para el próximo miércoles, se apruebe la presentación de una denuncia.

Por otro lado, fuentes de JxCat han explicado que van a presentar otra denuncia ante la Fiscalía para pedirle que estudie si ha habido un delito de odio.

JxCat pedirá la dimisión del alcalde

Además, JxCat exigirá la renuncia del alcalde de la localidad sevillana, el socialista Antonio Pérez, y pedirá que actúe el Síndic de Greuges, el defensor del pueblo catalán.

A través de Twitter, el aún eurodiputado y candidato de JxCat al Congreso por Barcelona, Ramon Tremosa, ha asegurado que introducirán una pregunta parlamentaria escrita a la Comisión Europea para denunciar "este delito nuevo y muy grave de odio" contra Puigdemont.

La reacción al más alto nivel, por la petición que realiza, la ha realizado el número dos por Tarragona de JxCAT, Ferran Bel, que ha exigido al presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, que censure el acto, porque si no lo hace, será "cómplice" de lo ocurrido.

En un mitin en Reus (Tarragona), Bel ha afirmado que espera que Pedro Sánchez, así como los líderes del PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera, respectivamente, "condenen los hechos y pidan explicaciones" al alcalde de la localidad sevillana, el socialista Antonio Pérez.

"Si no condenan de manera firme estos hechos serán cómplices de lo que está pasando", ha subrayado el exdiputado del PDeCAT en el Congreso.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla