sábado, 30 mayo 2020
10:24
, última actualización

Réquiem por Emilia, la matriarca del Manolo Mayo

Fallece a los 95 años, en su domicilio de Los Palacios y Villafranca, Emilia Cabrera Soria, el último baluarte vivo del afamado Restaurante Manolo Mayo, uno de los templos gastronómicos de la provincia

Álvaro Romero @aromerobernal1 /
28 jul 2019 / 16:29 h - Actualizado: 28 jul 2019 / 16:42 h.
"Historia","Patrimonio","Pasión","Gastronomía","Historia","Veladores","Vinos"
  • Réquiem por Emilia, la matriarca del Manolo Mayo

En los últimos años, incluso décadas -porque doña Emilia iba ya para los 96 años- se la podía ver a la caída de la tarde en uno de los veladores de la terraza del restaurante en el que ella misma puso, junto a su marido, Manolo Mayo, no las primeras piedras, pero sí las primeras tostadas para camioneros y los primeros potajes irresistibles para tantos viajeros como pasaban hace más de medio siglo por la N-IV, que entonces atravesaba el pueblo de Los Palacios y Villafranca.

Réquiem por Emilia, la matriarca del Manolo Mayo

Hasta ayer tarde, era una viejecita menuda que salía a la puerta de su propia casa para tomar café con leche, muy a menudo rodeada de su gente, porque, a pesar de todo, y de estos 56 años de historia de Casa Manolo Mayo, el mayor patrimonio de Emilia Cabrera Soria (Villamartín, 1923), la viuda de Manolo Mayo, la madre de Curro y Fernando, la abuela de tantos nietos como ahora conforman una tercera generación aupada al palo mayor del crucero más vanguardista de la gastronomía que no olvida sus raíces, no es este restaurante cargado de reconocimientos, sino una familia bien apretada en torno a un negocio que se toman como pasión.

La abuela Emilia había dejado paso a sus hijos y sus nueras, Mari Ángeles y Loli, en el gobierno de los fogones desde que en 1985 se hicieron cargo del restaurante, que para entonces había dado ya un salto cualitativo sin vuelta atrás. Pero hasta entonces, ella había sido el alma del restaurante que al principio no era sino una venta de carretera, en todo caso el sueño de su marido, que había regentado tascas en Villamartín y Lebrija y había vendido vinos de Eduardo Gómez por la comarca. A comienzos de los años 60 del pasado siglo, Manolo Mayo pudo adquirir un solar -mucho más pequeño que sobre el que se asienta el actual restaurante- por 200.000 pesetas. Ya ha llovido.

En los últimos años, Manolo Mayo se ha convertido en una auténtica referencia de la gastronomía andaluza, y por sus comedores, abiertos todo el año, han pasado personalidades de la talla de Andrea Bocelli, Paco Rabal, Cristina Hoyos, Raphael, John Kennedy o las estrellas más carismáticas del fútbol actual.

El funeral por el alma de Emilia tendrá lugar mañana lunes, a las 10.30 horas, en la parroquia de Santa María la Blanca.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016