Salteras recupera su tradicional Internacional de Chinos

El campeonato vuelve a convocarse para finales de septiembre, tras el parón provocado en 2020 por los peores datos de la pandemia

02 sep 2021 / 12:47 h - Actualizado: 02 sep 2021 / 12:48 h.
  • Salteras recupera su tradicional Internacional de Chinos

La localidad sevillana de Salteras recuperará, del 20 al 25 de septiembre, su Campeonato Internacional de Chinos, el más antiguo de España tras el de Madrid, que vuelve a celebrarse una vez que en 2020 se suspendió por no poder garantizarse las condiciones sanitarias para ello por mor de la pandemia.

Según ha informado la junta directiva de la Asociación Cultural Amigos del Juego de los Chinos de Salteras, ya se ha puesto en marcha la organización del XXVIII torneo de la localidad, que se afronta “con mucha más ilusión que años anteriores”, en busca de la persona que tomará el relevo de Alvaro García, el vencedor de la última edición y cuarto jugador que consigue proclamarse campeón en dos ocasiones, mientras que en categoría femenina la ganadora fue Carmen Perea.

Al torneo de la localidad sevillana se accede mediante el pago de una cuota de 5 euros, con partidas programadas de las 21.00 a las 23.00 horas, y premios que van desde los 300 euros al campeón, 200 al subcampeón y 100 para el tercer clasificados, así como 20 euros para el cuarto, quinto y sexto.

Además, al igual que en 2019, habrá un premio especial para el joven menor de 25 años que consiga situarse como mejor clasificado.

En el Campeonato Internacional de Chinos Villa de Salteras pueden participar todas aquellas personas que lo deseen mayores de edad, sin discriminación de sexo, raza y nacionalidad, con la premisa de que los que tengan de 16 a 18 años deberían ir acompañados de una persona mayor.

La organización ha agradecido su ayuda a las empresas de la localidad, indispensables para sacar adelante de nuevo el torneo.

La importancia del juego en Salteras

El juego de 'Los chinos' es algo más que un simple entretenimiento en la localidad, donde se organiza anualmente un campeonato internacional, y existe una asociación que lucha para que no se pierda este juego en una época donde la tecnología manda sobre las tradiciones.

De esta forma, en este municipio sevillano han elevado casi a deporte nacional esta práctica, conocida en algunas latitudes como “chinchimonito”, y que consiste, básicamente, en adivinar el número total de monedas que varios jugadores, dos como mínimo, tienen en su mano cerrada.

Las reglas dictan que cada jugador puede o bien no sacar ninguna moneda o jugar con cualquier cifra, y se mantiene como una costumbre en los bares para, entre otras cosas, echar a suertes quién paga la consumición, entre otros usos populares.

Sin embargo, en Salteras son más de 60 los jugadores los que se han llegado a reunir en su torneo, una cita que, desde 1993, reúne a lo mejor del circuito de jugadores de chinos, y que supone la culminación al trabajo que la asociación de Salteras realiza durante todo el año, como explica el presidente de la entidad, Francisco Reyes.

Según detalla, todo lo que ha terminado por convertirse en un campeonato organizado plenamente comenzó “cuando hace muchos años la gente se reunía a jugar en un bar del pueblo llamado La Plaza, y viendo la afición que se reunía en torno a ella se decidió organizar un campeonato entre todas las personas que quisieron apuntarse a la primera edición”.

El primer ganador

Salteras recupera su tradicional Internacional de Chinos

El ganador de la primera edición fue Eduardo Azuaga, del club “Botellín”, y a partir de ahí fue aumentando en fama y participantes el campeonato saltereño, de modo que “fue algo que se fue poniendo cada vez más serie, acudiendo más gente a jugar, y fue en aumento hasta ver que desde hace cinco años la respuesta de gente está siendo mucho mayor”.

De hecho, en la última edición acudieron 82 empresas como patrocinadoras, lo que hizo posible que se repartieran 600 euros en premios en metálico, así como la recuperación de la cuota de participación para los primeros clasificados, con el añadido, según Francisco Reyes, de que cada vez son más las mujeres que participan en las partidas durante el año y los torneos, incluyendo en el reglamento de 2015 un premio para la primera mujer clasificada.

Con todo, Reyes indica que la intención es que “una afición como esta no se pierda nunca, que la gente la siga conociendo y jugando”, con anécdotas como el hecho de que se practica sobre todo en la Peña Sevillista de Salteras, pero en las localidades cercanas de Benacazón y Sanlúcar la Mayor son sus peñas béticas las que reúnen a un mayor de practicantes.

Aunque se trate de un juego de azar, son muchos los factores que influyen a la hora ganar una partida, “como conocer al contrario, tener un poco de picardía e incluso estudiarle físicamente, porque hay jugadores que conocen hasta las manos de quien tiene enfrente, y adivina las monedas que puede tener en ellas”.

Como curiosidad, inicialmente, en la localidad se jugaba con monedas de un duro (cinco pesetas), después se pasó a utilizar monedas de un euro, pero la asociación custodia 500 monedas personalizadas como un tesoro propio, lo que le da un carácter más personal todavía a esta afición y al campeonato anual que busca su ganador internacional.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos