martes, 12 noviembre 2019
22:45
, última actualización

Un acusado de crimen machista dice que víctima «pudo defenderse perfectamente»

Declara ante el juez que está arrepentido, pero ha asegurado que la víctima "pudo defenderse perfectamente" y que él también luchó por su vida durante el "forcejeo".

14 may 2019 / 14:22 h - Actualizado: 14 may 2019 / 17:39 h.
  • Un acusado de crimen machista dice que víctima «pudo defenderse perfectamente»

El expolicía dominicano acusado de matar a su expareja en Olivares (Sevilla) ha declarado este martes que se siente "plenamente responsable" del suceso y que está arrepentido, pero ha asegurado que la víctima "pudo defenderse perfectamente" y que él también luchó por su vida durante el "forcejeo".

Un jurado popular está enjuiciando a J.M.R.M., para quien la Fiscalía solicita 23 años de cárcel por un delito de asesinato con la agravante de alevosía y otro de violencia habitual en el ámbito familiar, mientras que la Junta de Andalucía pide 30 años y la defensa reclama 4 por homicidio imprudente o 10 por homicidio doloso.

En la segunda sesión del juicio, que se está celebrando en la Audiencia Provincial de Sevilla, el acusado ha señalado que el día de los hechos, el 16 de octubre de 2016, fue a recoger a sus dos hijos a la casa donde su expareja cuidaba de dos personas mayores, aparcó a unos quince metros de la puerta del domicilio y mandó un mensaje para que los niños salieran.

"Ella sale al portal, vienen los niños, los monto en el coche y ella empieza a discutir diciéndome que le llevase la carpeta de los niños. Estaba alterada", ha dicho el acusado, que ha añadido que abrió el maletero y, además de la carpeta, cogió un cuchillo que había junto a un "kit" de barbacoa.

A continuación se dirigió hacia la mujer, que, en su opinión "vio perfectamente" que llevaba el cuchillo y "tuvo todas las facilidades para entrar en la casa", le tiró la carpeta y ella empezó a "lanzar patadas", tras lo cual comenzó un "forcejeo" fruto del cual cayeron ambos al suelo.

Aunque en el informe forense constan doce heridas de cuchillo, J.M.R.M. ha dicho que "siete son de defensa" y ha añadido que "ella pudo defenderse perfectamente", ya que "incluso llegó a quitarme el cuchillo", y que también pudo entrar en el domicilio, en cuyo caso "seguramente no habría pasado nada".

"No sé en qué circunstancias se produjeron las heridas", ha proseguido el acusado, que ha recordado "haber tirado el cuchillo cuatro o cinco veces" y que cuando se lo quitó a ella, lo lanzó al ver que su hijo mayor estaba saliendo del coche.

J.M.R.M., que ha explicado que en su país natal fue "capitán de policía" y que renunció a su trabajo para emigrar a España y dar "una oportunidad" a su relación con la víctima, también ha afirmado que los dos niños "estuvieron todo el tiempo en el coche".

El encausado, además, ha recalcado que tenía "la cabeza como una olla a presión" por la relación de la mujer con un hombre "implicado en el consumo de drogas" y ha explicado que su intención tras abandonar el lugar de los hechos era dejar a los niños con su abuela y entregarse a la Guardia Civil, por lo que no opuso resistencia cuando una patrulla lo interceptó y lo detuvo.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016