Menú

Un baile de números entre la razón y la emoción

La reducción de las personas y sus vidas a meros números y la falta de la educación emocional en las distintas etapas académicas dan contenido al primer libro de Alba Navarro

20 abr 2022 / 10:08 h - Actualizado: 20 abr 2022 / 10:12 h.
$hmKeywords_Schema
  • Alba Navarro, autora de ‘Bailando con los números’ (Foto: Francisco J. Domínguez)
    Alba Navarro, autora de ‘Bailando con los números’ (Foto: Francisco J. Domínguez)

El mundo tiende a ser cuadriculado. A estar constreñido entre números que organicen y racionalicen todo a fin de que pueda entenderse y asimilarse. La emoción queda oculta por la razón, hasta el punto de acabar siendo meros números en un sistema que como tal nos trata. Somos números y las cifras nos determinan. Un DNI, un expediente académico. Y en esta reducción, incluso el número de una nota determina si se es apto o no. Reduciendo al mínimo la expresión y la emoción. Sobre eso reflexiona Alba Navarro en su primer libro, en el que propone bailar con los números para encontrar un equilibrio entre razón y emoción.

Un baile de números entre la razón y la emoción
El libro fue presentado en el Centro Cívico Los Silos de La Rinconada dos años justos después de empezar a escribirlo (Foto: Francisco J. Domínguez)

Y con ‘Bailando con los números’, su ópera prima, ha llegado esta rinconera licenciada en Psicología a La Estación de las Letras de su pueblo natal. Con la recopilación de las notas, tanto en formato digital como en hojillas o cualquier papel, con las que reflexionaba acerca de la contraposición entre razón y emoción. Un compendio de ideas a las que quiso dar orden e hilo conductor como recurso personal aprovechando el confinamiento, que tan fructífero parece haber sido para tantas artes – desde la repostería a la literatura –. Pensamientos que, sin pretensión de ser libro ni de ver la luz, una vez hilvanados cobraron tanta fuerza que optó por editarlos, camino que terminó de recorrer desde la autoedición.

Crítica constructiva de las distintas etapas académicas

“Mi intención – ha explicado – era mostrar una crítica constructiva, de la que todos podamos aprender cosas, de las distintas etapas que se pasan en el ámbito académico y cómo influyen en tu evolución como persona”. Fases que repercuten tanto “en los que las viven o las han vivido como en los que no”, y con las que busca que al lector “le crezca algo dentro”.

Un baile de números entre la razón y la emoción
La autora habló de su experiencia en las distintas etapas educativas y cómo han dado pie a las reflexiones que componen el libro (Foto: Francisco J. Domínguez)

Y todo ello, literalmente, lo hace a través de los números, que “están por todos lados. Para todo eres un número, y esa numeración llega a influir en tu persona, y que te llegues a sentir como un número”.

Iniciado el 19 de abril de 2020 – en pleno confinamiento y dos años justos antes de su presentación en La Rinconada –, escribir este libro fue “una forma diferente de despejar la mente y ordenar las ideas, y aunque fue en un momento en que no teníamos muchas rutinas, eran horas que me quitaban de pensar qué estaba pasando fuera”.

Razón con emoción

Afirma que “hasta las letras tienen números” como reflejo de la supremacía de las ciencias sobre las humanidades en el contexto social. Una creencia extendida que desmonta asegurando que “cada cosa tiene su espacio, en este libro no menosprecio la parte científica. Para resaltar una no hay que rechazar la otra. Con una y sin la otra el mundo estaría un poco cojo”.

Un baile de números entre la razón y la emoción
Alba Navarro fue entrevistada por la periodista Esther Pérez en la presentación del libro (Foto: Francisco J. Domínguez)

En este baile de números podría parecer que la autora apuesta más por la emocionalidad, que “saco más en el libro para que el lector vaya construyendo su opinión”. Si embargo, asegura que “en las diversas situaciones de la vida debe haber una mezcla de razón y emoción. Ambas son complementarias y necesarias”.

Otra de las reflexiones que contiene el volumen se centra en el poder de los números para categorizar a las personas y determinar su aprendizaje con las calificaciones académicas, valorando de 0 a 10 si se ha adquirido o no conocimientos. “No se puede aprender cero, pero sí te pueden calificar con un cero. Es más una forma de organizarse que de evaluar si se ha aprendido o no”. Plantea por ello la relatividad de las notas en función del contexto social y personal.

Saca también a la palestra una cuestión de importancia como el sufrimiento y la frustración en los estudiantes por la presión por el éxito, las notas y el futuro. “Si la educación nos hace sufrir, habría que darle una vuelta para ver qué está pasando. La educación no debería hacernos llorar, nos está haciendo aprender y descubrir cosas, debería ser algo más bonito donde no se pase mal. Si en casi toda la gente ha ocurrido eso será porque algo falla, no puede ser casualidad”.

Una estación para sembrar literatura

Alba Navarro ha visitado este martes el Centro Cívico Los Silos. Anden y parada semanal – desde el inicio y a lo largo de toda la primavera – de los escritores locales y de la provincia, que encuentran en esta estación un nuevo viaje que sumar a sus primeras incursiones en el mundo de la literatura. Junto con Navarro, ya han pasado por la sección local de La Estación de las Letras los escritores Raúl León, María Luisa Sancho y Juan José Moreno. Y tras la rinconera, serán seis literatos más los que encontrarán espacio y apoyo en la apuesta por los escritores noveles que el Ayuntamiento de La Rinconada lleva a cabo desde esta feria del libro, de formato original y propio, extendida a lo largo de tres meses.

Porque el objetivo municipal es sembrar literatura desde el contacto y conocimiento directo con los autores. Ya sean los que empiezan, como es el caso, o de los que acumulan libros, premios y trayectoria, como Juan Eslava Galán (que recibirá el premio Factoría Creativa de las Letras 2022) o Héctor Abad (que estrenará el premio Factoría Creativa de las Letras Iberoamericanas, dando así un carácter internacional a la Estación de las Letras), entre otros.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos