viernes, 24 septiembre 2021
21:59
, última actualización
Salud

Formas de prevenir más del 90% de los cánceres de piel

Con la sobreexposición al sol, sobre todo durante el verano, la piel sufre en exceso, provocando que esté deshidratada, seca, a veces con asperezas y se agudicen las arrugas

11 jun 2021 / 16:19 h - Actualizado: 11 jun 2021 / 16:31 h.
"Salud","Cáncer de piel","Verano"
  • Foto: E.P.
    Foto: E.P.

Más del 90 por ciento de los cánceres de piel se pueden prevenir con una correcta fotoprotección, autoexploración y revisión especializada. Por ello, el Hospital Quirónsalud Málaga conmemora el Día Europeo de la Prevención del Cáncer de Piel, que se celebra cada 13 de junio, con el objetivo de concienciar a la población sobre la importancia del diagnóstico precoz y de implementar hábitos saludables relativos a la exposición solar, la principal causa ambiental que produce la aparición de melanomas.

Según el doctor Javier Romero, jefe de servicio de Dermatología del Hospital Quirónsalud Málaga, "cuidarnos del sol y aplicar fotoprotector de 50+ (pantalla total) que cubra los espectros UVA y UVB, hacer una autoexploración de la piel para conocer cómo son nuestros lunares y acudir regularmente a un especialista, especialmente en casos de tener alguna lesión cutánea nueva o alguna lesión o lunar que haya cambiado rápidamente de forma, color, que sangre o se cubra de costra", son algunas de las claves.

Los peligros de la sobreexposición al sol

Con la sobreexposición al sol, sobre todo durante el verano, la piel sufre en exceso, provocando que esté deshidratada, seca, a veces con asperezas y se agudicen las arrugas.

De igual modo, la pigmentación inducida por la radiación ultravioleta puede no haber sido uniforme y haya propiciado la aparición de manchas o la intensificación de las ya existentes; sin embargo, su mayor peligro reside en su incidencia en el cáncer de piel, siendo el sol la principal causa de su aparición.

Según el doctor Romero, "los factores genéticos son importantísimos y poco podemos hacer aún sobre ellos, por eso insistimos en los factores que podemos controlar: el principal riesgo de la sobreexposición a la luz ultravioleta es el daño que provoca en el ADN de las células de la piel".

"Este daño --ha añadido-- es el que causa la mutación y proliferación descontrolada de dichas células, provocando manchas, lunares o patologías cutáneas como la queratosis actínica, que finalmente pueden evolucionar con malignidad y que es imprescindible prevenir".

La piel actúa como "un acumulador de energía", ya que memoriza las horas que ha sido expuesta al sol, lo que favorece el envejecimiento de la piel e incrementa el riesgo de padecer alguna lesión cancerígena.

"A pesar de tener la sensación de un mejor aspecto con una piel bronceada, el sol puede hacernos daño. Por eso, es esencial saber que podemos disfrutar de él siempre y cuando lo hagamos de manera racional y aplicando cremas protectoras de forma adecuada", apunta la doctora Angie Bech, responsable de la Unidad de Dermoestética del Hospital Quirónsalud Málaga.

Laser de luz pulsada

Para tratar el desgaste de la piel por el sol y diagnosticar precozmente posibles daños, la Unidad de Dermoestética del Hospital Quirónsalud Málaga cuenta con especialistas "y los tratamientos más avanzados, entre los que destaca el láser dermoestético de Luz Pulsada Intensa (IPL) con más de 70 aplicaciones", añade la doctora Angie Bech.

El láser dermoestético de Luz Pulsada Intensa (IPL) es una técnica basada en una fuente de luz que elimina algunos tipos de manchas y hace más homogéneo el tono de la piel. Además, estimula la producción de colágeno, mejorando la calidad y la textura de la piel, aportándole una mayor firmeza y luminosidad y disminuyendo el tamaño de los poros.

Ante todo, ha incidido la especialista, "la actitud que debemos adoptar ante la aparición de manchas y demás lesiones, antes de cualquier tratamiento, es tener un diagnóstico clínico correcto, de ahí la importancia de que sea un dermatólogo quien las examine antes de intentar eliminarlas con cosméticos u otros procedimientos. Será el especialista el que derivará y aconsejará el tratamiento más recomendable para cada paciente".

Si las manchas que han surgido con la radiación solar son léntigos o melasmas, que es lo más frecuente, se pueden tratar con Luz Pulsada Intensa (IPL) y otros procedimientos, dependiendo del tipo de mancha y piel. Con este método indoloro, las manchas mejoran y permiten la inmediata reincorporación a la vida habitual.

Otro de los usos del láser IPL es que combate el fotoenvejecimiento que, debido a la luz ultravioleta, daña las fibras de colágeno y causa una producción excesiva de fibras de elastina anormales.

"El mecanismo de defensa de la piel intenta mejorar esta situación, provocando la formación de fibras degeneradas denominada elastosis solar, que genera arrugas y depresiones cutáneas", ha finalizado.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla