lunes, 10 agosto 2020
23:00
, última actualización

‘Agrippina’, la «Joan Collins» de la ópera

La obra, protagonizada por Ann Hallenberg, se centra en la figura de la madre de Nerón con una escenografía inspirada en Dallas y Falcon Crest

Elena Ruiz Cabezuelo ElenaRuizCab /
07 feb 2020 / 18:42 h - Actualizado: 07 feb 2020 / 19:35 h.
"Ópera","Teatro de la Maestranza"
  • La compañía de ‘Agrippina’ en uno de los sets. / Elena Ruiz.
    La compañía de ‘Agrippina’ en uno de los sets. / Elena Ruiz.

El drama de Händel basado en las intrigas que Agrippina, la madre de Nerón, tuvo que tejer para entronizar a su hijo llega al Teatro de la Maestranza de la mano de Enrico Onofri, director musical; y Mariame Clément, en la dirección de escena.

La compañía ha ofrecido una rueda de prensa para presentar el espectáculo y hablar de la trama, que se estrenará el próximo martes 11 de febrero, y que estará interpretada por la Orquesta Barroca de Sevilla.

La ópera se sitúa en la era romana, pero ha sido adaptada a los tiempos modernos. La escenografía y la puesta en escena están inspiradas en la época dorada de la series de televisión americanas, con producciones tan aclamadas como Dallas o Falcon Crest.

Los múltiples sets emulan, precisamente, el estilo de los decorados de esas producciones, en una clara estrategia para modernizar la trama y acercarla al público.

En ese «mundo maquiavélico de intrigas permanentes» se mueven los personajes, que conforman una extensa telaraña de conspiración por el poder. Se trata de un libreto cargado de «abstracción y poesía» que sigue sorprendiendo.

Así lo ha expresado Marcos Darbyshire, responsable de la reposición de la puesta en escena: «A pesar de llevar tiempo con la obra, cada vez que releo el libreto me sigue sorprendiendo».

Para Xavier Sabata, el intérprete de Ottone que procede del mundo del teatro, el argumento del drama es el principal motor de la obra: «Se podría quitar la música y la trama seguiría funcionando».

Otra de las cuestiones que permanecen como una constante significativa en la trama es el papel de Agrippina, un personaje cargado de complejidad psicológica que es interpretado por la mezzosoprano Ann Hallenberg.

«Es una mujer preparada para ser emperatriz, pero que no puede serlo por el hecho de ser mujer», dice Darbyshire. Y apunta a la temática como una circunstancia que se ha repetido a lo largo de la historia y que sigue sucediendo en pleno siglo XXI: «Las Agrippinas de hoy no tienen problemas tan distintos a la Agrippina romana».

Y concluye comparando la ópera con las series de Netflix: «Es una intriga como las series de Netflix, pero en directo y con la música de Händel. Es mejor que una serie de Netflix».


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016