Al mercado desde el móvil

El Ayuntamiento de Sevilla impulsa la modernización de las plazas con una convocatoria de ayudas para el pequeño comercio

22 jun 2017 / 07:21 h - Actualizado: 22 jun 2017 / 22:22 h.
"Mercados","Comercio","El comercio se reinventa"
  • La delegada de Comercio, Carmen Castreño, en el mercado de abastos de Bellavista. / El Correo
    La delegada de Comercio, Carmen Castreño, en el mercado de abastos de Bellavista. / El Correo
  • Al mercado desde el móvil

Cuatro de cada diez sevillanos tienen un mercado de abastos a menos de 10 metros de la puerta de su casa. Sin embargo, la comodidad de las superficies comerciales como supermercados o hipermercados hace que muchos de los habitantes pasen por las puertas de estas grandes cestas de los frescos con cierto misterio. A la vista de los más jóvenes los mercados son «cosas de antigua». Nada más lejos de la realidad.

Los placeros se han puesto las pilas y ante el avance de las grandes superficies en materia de nuevas tecnologías han decidido no quedarse atrás, apostar por lo nuevo, por las nuevas tecnologías. Pero no lo han hecho solos, han ido de la mano del Ayuntamiento de Sevilla, que hace un año lanzó una convocatoria de subvenciones públicas para el comercio minorista, con el principal objetivo de incentivar la digitalización. Una bolsa que ha subvencionado más de 130.600 euros entre las plazas sevillanas, de los 434.000 euros que ha repartido entre las asociaciones de pequeños comerciantes.

A ellas se acogieron algunos mercados de la ciudad. Como el de La Encarnación, que fue el primero en presentar los resultados de su proyecto (valorado en 19.577 euros, de los que 19.210 fueron subvencionados). Mercatic, como así lo han bautizado los comerciantes de La Encarnación, tiene el objetivo transformar el mercado para que encuadre en una sociedad hiperdigitalizada. Para ello han creado un portal web, desde donde el ciudadano puede conocer la oferta agroalimentaria y poner cara a su vendedor y a la variedad de frescos que ofrecen. También coger ideas de recetas, pues puntualmente publican alguna opción gastronómica con productos, eso sí, de su mercado. Pero la meta está en conquistar al cliente online, asegura el presidente de esta plaza, Juan Carlos Vázquez, quien espera poder lanzar la plataforma de venta en próximas convocatorias.

Plazas como la de Los Remedios, la de Feria, Pino Montano, Las Palmeritas o Bellavista también se han beneficiado de esta convocatoria de ayudas con el objetivo de relanzar su marca –principalmente en cuestión de imagen– y mostrar su oferta en el mayor escaparate del mundo, el que se ve a través de las pantallas de ordenadores, tablets o smartphones.

Otro de los mercados emblemáticos de la ciudad, el de Triana, se apuntó a la convocatoria. Como el resto de plazas con la ayuda de esta subvención ha renovado su imagen corporativa y se ha lanzado al mar de internet con una página web. Su travesía digital empezó hace tres años, cuando la nueva junta directiva decidió marcar los pasos para adaptar una plaza que es tradición pura a una sociedad marcada por los megas y los gigas. La meta, según su presidenta, Teresa Ojeda, es «traducir a la gente» lo que se pueden encontrar en el mercado del Castillo de San Jorge.

Traducir y acercar. Pues el Mercado de Triana presentó uno de los proyectos más ambiciosos en el que la página web iba más allá de un mero escaparate y apostaban por una tienda online. El amazon de los frescos de Triana. Todavía no está operativo, pero el objetivo es que esté en marcha sobre el mes de octubre, apunta Ojeda. Ponerla en marcha no es tarea fácil, «pues no es lo mismo vender por internet un par de zapatos que un producto fresco», argumenta la presidenta de estos pequeños comerciantes. De hecho, este es uno de los grandes retos que tiene el gigante de la distribución online Amazon. Una de las claves en las que está trabajando el mercado trianero es el de una consigna fría, donde el cliente recogería el pedido realizado con anterioridad por la web. Sin embargo, todavía queda mucho por perfilar, y también mucho que aprender de dos comercios (de 60) de esta plaza que ya han apostado por la gran calle comercial: el puesto de encurtidos Aceitunas El Puente y la jamonería José Luis Romero (que distribuye a toda Europa).

El próximo en presentar su proyecto a la sociedad es el Mercado del Tiro de Línea; precisamente hoy. Llegar hasta este día ha sido un cúmulo de carambolas, asegura el presidente de esta plaza, Francisco Ávila, quien regenta una floristería en el mercado. «Un buen día llamó una chica explicando que se había abierto una convocatoria de subvenciones para digitalizar los pequeños comercios». Una oportunidad que no podían perder, «pues las ayudas siempre van a caer en las grandes asociaciones». Así que de la mano de la compañía XL Producciones, el mercado de Tiro de Línea se lanzó a la aventura del mundo digital. Aprovecharon para presentar un proyecto (valorado en 19.981 euros, de los que 19.500 han sido subvencionados por el Ayuntamiento) en el que se apostase por una nueva imagen del mercado y por lanzar una página web, así como por las redes sociales, donde no sólo tienen su espacio los comerciantes, también los clientes, a quienes han premiado reconociéndoles su fidelidad con la figura del cliente entrañable y el amigo del mercado.

La del Tiro de Línea es una de las plazas más innovadoras, y no sólo en materia digital. Cuenta con una pequeña biblioteca y destacan por su conciencia solidaria. Pero le falta el gran salto, el de la venta online. Meta que pretendían alcanzar con la web. Sin embargo, la idea de un cliente ha paralizado este objetivo, ya que pretende lanzar una plataforma donde no sólo se puedan hacer ventas, sino que haga ofertas a los clientes y cree sinergias entre los puestos, explica Ávila. Una idea que piensan desarrollar de cara a la próxima convocatoria de subvenciones.

Mientras, ya hay comerciantes que navegan en la red. Como Juan Pérez, quien abrió hace ocho años la web de su carnicería. Una decisión de la que ahora no se arrepiente pues no sólo es un gran escaparate. A través de ella asegura que le llegan el 50 por ciento de sus ventas; principalmente ternera, cerdo ibérico y elaborados de productos frescos. A través de su web salva el gran handicap de la falta de tiempo de los clientes, a quienes el reparto les sale gratuito si compran más de 25 euros e incluso les llega en el día si se pide antes de las 11 de la mañana. Además, gracias a ésta aumentó su plantilla hace tres años, con lo que ya emplea a cinco personas.

¿Abrir por la tarde?

Sobrevivir en la jungla del consumo no sólo depende del grado de digitalización, sino de adaptarse a los nuevos hábitos y, sobre todo, horarios. De ahí que ante el cierre de los mercados por la tarde, la mayoría de ciudadanos opten por las grandes superficies para llenar sus neveras. Pero, ¿cabe la posibilidad de que las plazas abran a partir de las tres de la tarde? Es una pregunta que más de un mercado se ha planteado, pero la respuesta depende de la rentabilidad.

Comerciantes como Teresa Ojeda o Francisco Ávila tienen claro que sería la vía para ganar cuota de mercado, pues se adaptaría a la demanda del consumidor. Pero lo cierto es que la ordenanza municipal por la que se rigen no les obliga, por lo que, tras hacer números, a muchos de estos pequeños comerciantes –en su gran mayoría autónomos– les sale más rentable echar el cierre a las tres de la tarde.

No obstante, el mercado de Triana está barajando la posibilidad de abrir una tarde, la de los viernes, para poder ofrecer su variedad a todos los clientes y turistas que quieran conocer la rica gastronomía de la capital hispalense. Una apuesta que respaldan desde la Confederación provincial de Comercio y Servicios de Sevilla (más conocida como Aprocom).


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos