sábado, 24 octubre 2020
18:55
, última actualización

Alcosa: viviendo con la amenaza de las grietas

Los vecinos denuncian que la «fallida» obra de alcantarillado en la avenida Ciudad de Chiva han dañado un bloque de pisos

Manuel J. Fernández M_J_Fernandez /
16 ene 2018 / 20:29 h - Actualizado: 17 ene 2018 / 08:46 h.
"Barrios","Este - Alcosa - Torreblanca","Vivienda"
  • Alcosa: viviendo con la amenaza de las grietas
  • Alcosa: viviendo con la amenaza de las grietas
  • Alcosa: viviendo con la amenaza de las grietas
  • Alcosa: viviendo con la amenaza de las grietas
  • Alcosa: viviendo con la amenaza de las grietas
  • Alcosa: viviendo con la amenaza de las grietas

Antonio ha tenido que sellar las grietas del dormitorio de su hijo. «Ponía la mano y entraba aire. Y ahora con el frío, temía que se resfriara el pequeño. Lo peor, es que se volverán a abrir». Fuera, las mismas fisuras en la fachada se ramifican por toda la esquina inferior del edificio, llegando al suelo y a los huecos de las ventanas. Su vivienda, en uno de los bajos, es una de las damnificadas por las «fallidas» obras de renovación del alcantarillado de Emasesa realizadas hace dos años en un tramo de la avenida Ciudad de Chiva, próximo a la avenida Ciudad de Cullera, en el barrio del Parque Alcosa.

Los vecinos cuentan que los trabajos comenzaron «en junio de 2016» y, solo cuatro meses después, en octubre «tuvieron que interrumpirse» por distintos motivos. Con fotografías en mano, del antes y del después, explican que a raíz de estas obras —«con una broca de unos 15 metros de altura actuando en una gran zanja a escasos metros de los pisos»– han aparecido y crecido «grietas considerables» en este edificio localizado en el número 13 de citada calle.

Los doce inquilinos del portal llevan desde entonces reclamando al Ayuntamiento la reparación de todos los desperfectos. «Hemos mandado escritos a la Gerencia de Urbanismo, que es la que autorizó la obra, pero nos deriva a Emasesa. Uno por otro y la casa por barrer. La última respuesta que ha dado ha sido una licencia de obra para que seamos los propios vecinos del portal los que asumamos los gastos. Pero, ¿esto cómo va a ser? Hemos vuelto a presentar un nuevo escrito el pasado mes de diciembre pero no hemos tenido respuesta alguna», relata desesperado Fernando, otro de los inquilinos afectados, que añade que además la obra ejecutada ha sido «una chapuza» y que «aún quedan 726 metros por hacer con 17 conexiones».

El caso de estos vecinos ahonda en uno de los principales problemas del Parque Alcosa: la vivienda. La arcilla expansiva del subsuelo y las filtraciones de agua por lluvia o rotura de tuberías por los continuos desplazamientos afectan desde hace más de 20 años los cimientos de los bloques, ocasionando grietas y desperfectos en la mayoría de los pisos. Pese a que en 1995 el Gobierno andaluz declaró Alcosa como «zona de actuación preferente», en los últimos años sólo se ha intervenido en las plazas del Rey Aurelio (2004) y Bib Rambla (2011), y, está en proyecto, la de Azahín, cuyas obras de canalizaciones se están haciendo. Sin embargo, la zona antigua de Alcosa sigue conviviendo entre grietas mientras que en algunas terrazas resisten las pancartas que gritan una «reivindicación ya». «Se declaró como zona preferente esto y la Alameda. La Alameda se ha hecho, pero Alcosa, no», lamentan los vecinos, que cuentan con el apoyo de la coordinadora ciudadana del Parque Alcosa La Fea, que recoge esta reclamación en su última hoja informativa Habla tu barrio.

En el portal número 4 de la calle Ciudad de Picasén la desesperación vecinal crece al tiempo que se agrandan las grietas en todo el edificio. «La fachada está totalmente cuarteada. Las fisuras son horizontales y van de arriba a abajo. Eso es consecuencia de que están cediendo los cimientos», comenta otro de los afectados, que recuerda que en 2012 fue la última vez que pasaron la Inspección Técnica de Edificios (ITE) y que, poco después, comenzaron a aparecer las primeras grietas. La imagen más evidente del problema se puede ver en la cuarta planta. «Aquí empezó todo y mira cómo está ya. Ya cabe un dedo o un bolígrafo. A la vecina del cuarto, el otro día le entraba agua con la lluvia. En la pared de uno de los muros de carga se ve hasta el cielo. Las grietas se extienden van bajando por plantas hasta llegar al primer tramo de la escalera», explican los inquilinos de este portal, que no entienden «cómo no comienza ya el estudio de los bloques» que se anunció por parte del Ayuntamiento de Sevilla.

Veto’ a los ascensores

«Aquí solo falta que caiga un edificio abajo. Si vamos uno por uno, están todos iguales», advierte Fernando, quien aclara que la falta de rehabilitación de las viviendas impide que se puedan buscar soluciones a los problemas de accesibilidad en la mayoría de las viviendas. «Claro, como no se arreglan los edificios, no se pueden poner ascensores. Si se hace la obra del ascensor, existe el riesgo de que siga cediendo el edificio y aumentando las grietas».


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016