jueves, 19 septiembre 2019
22:47
, última actualización

«Cada día nos preguntamos a quién le tocará el próximo robo»

Una oleada de asaltos a comercios desata la indignación vecinal en San Jerónimo

Manuel J. Fernández M_J_Fernandez /
05 sep 2019 / 14:00 h - Actualizado: 05 sep 2019 / 14:39 h.
  • «Cada día nos preguntamos a quién le tocará el próximo robo»
  • «Cada día nos preguntamos a quién le tocará el próximo robo»
  • «Cada día nos preguntamos a quién le tocará el próximo robo»
  • «Cada día nos preguntamos a quién le tocará el próximo robo»
  • «Cada día nos preguntamos a quién le tocará el próximo robo»

Hasta siete robos a comercios en diez días. Es el triste balance que este verano ha desatado la indignación en San Jerónimo. Los vecinos han manifestado ya su preocupación a la Policía Nacional, quien, según relato de la asociación vecinal, ha prometido un aumento de vigilancia que “de momento, no se ve”. Por su parte, los comerciantes están hartos y hay quien plantea la opción de organizar una manifestación de protesta exigiendo una mayor seguridad. “Es la primera vez que se producen robos con tanta frecuencia. Cuando cerramos cada noche, nos preguntamos quién le tocará el próximo robo. Hay locales en los que han llegado a entrar hasta tres veces”.

Es el caso, por ejemplo, de la tienda de pinturas Eurotex, situada en la calle Medina y Galnares, esquina con Cataluña, frente a la iglesia. Este negocio ha sufrido dos asaltos en el último mes, al que hay que sumar uno más la pasada primavera. “La primera vez nos entraron por la puerta. Fueron más los destrozos que lo que se llevaron. No llegamos a presentar denuncia y reforzamos el acceso de entrada”, explica uno de los trabajadores, que asegura que lamentablemente la cosa no terminó ahí.

Y es que hace unas semanas el negocio fue de nuevo objeto de dos robos. Ambos tuvieron lugar por la noche y, a diferencia del primero, los asaltantes buscaron un nuevo acceso. “Ahora han entrado por la ventana lateral. Levantaron con un palo o una palanca la cancela y reventaron el cristal. Se han llevado dos ordenadores portátiles y dinero suelto que había. Las latas de pintura ni las tocaron”.

“No podemos venir a trabajar con el miedo en el cuerpo”

En el sistema de vigilancia interior del local quedó registrada la entrada de un individuo, que empleó apenas unos segundos en hacerse con el botín pese a que saltó la alarma. Al entrar por la ventana, resultó herido con los cristales, “dejando manchas de sangre en una de las latas de pintura”. La Policía Científica ha tomado muestras y trata de identificar a este ladrón después de que se haya interpuesto la correspondiente denuncia.

Eso sí, los responsables de este conocido negocio de pinturas han vuelto a tomar medidas de seguridad en el local, al tiempo que exigen más presencia policial en todo el barrio. “Que no podemos venir a trabajar siempre con el miedo metido en el cuerpo”.

Este clima de inseguridad también se ha impuesto en la calle Mejillón. “Nunca hemos tenido robos con tanta frecuencia. Ahora somos los comercios pero luego vendrán las viviendas”, señala Lucía, que regenta una frutería que también ha sido asaltada este mes de agosto.

“Se llevaron aceites, frutos secos, el dinero de la caja...”

Cuenta que no recuerda una situación similar en el barrio. “Es la primera vez que me ha pasado y llevo aquí más de siete años. Forzaron la persiana, la levantaron y se entraron. Se llevaron aceites, frutos secos, el dinero de la caja y todo lo que han pillado por delante”. Junto a ella, ayer mismo trataron de robar también en un bazar chino. “Esto no cesa. Hay muchos robos a comercios”.

Lucía apunta también que ha presentado denuncia ante la Policía Nacional, a la que reclama públicamente “más vigilancia y seguridad” para acabar con estos hurtos y otros delitos que se están produciendo en la calle: “Hay personas que se dedican a esperar a que los mayores salgan del banco, para atracarles y quitarles el dinero. Esto ya es demasiado”.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016