Cambios «sin renunciar a la esencia» de la Semana Santa

El alcalde recuerda que «el crecimiento de las sillas no ha estado bien controlado y el propio Consejo reconoce en algunos casos se ha podido ir de las manos»

02 ene 2018 / 18:56 h - Actualizado: 02 ene 2018 / 20:53 h.
"Ayuntamiento de Sevilla","Fuerzas de seguridad"

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, explicó ayer que se está cerrando el informe sobre la seguridad en Semana Santa para ver si el planteamiento actual es suficiente. Sin embargo, dejó claro que todo se hará de «común acuerdo» con las hermandades para que «no cambie la esencia».

El alcalde admitió que «la prueba de fuego será la Madrugá. Eran necesarios cambios pero son los justos para que sea mejor, pero sin renunciar a nuestra Semana Santa. Hay cosas que se podían mejorar y lo sabemos desde hace años. Este año se hará un buen banco de pruebas», incidió el regidor, quien insistió en que se lleva trabajando desde el año pasado en este nuevo plan. «Hemos hecho nuestro trabajo y preparamos un dispositivo reforzado».

Espadas recordó que los problemas estaban «perfectamente localizados» y en ellos se está trabajando con un dispositivo reforzado, que incluye videovigilancia y «menor presión» respecto a cantidad de personas en zonas «críticas». «Se trata de buscar solución a los problemas donde los hay y en eso estamos trabajando desde el año pasado».

En este marco, el alcalde de Sevilla señaló que una de las medidas es la reducción de sillas en la carrera oficial porque el crecimiento en determinados puntos y salidas de emergencia «no ha estado bien controlado y el propio Consejo de Hermandades reconoce que, en algunos casos, se les ha podido ir de las manos en varios cientos de sillas». «Queremos volver eso atrás para garantizar que los pasillos de evacuación está suficientemente libres, quitando sillas de donde no han estado históricamente, sino en los últimos cuatro o cinco años», agregó.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos