viernes, 15 noviembre 2019
02:51
, última actualización

Condenados por estafar al SAS 10.000 euros en recetas falsas

Una familia, formada por un médico y dos farmacéuticos, sacaban los medicamentos a nombre de ancianos del Hospital de la Caridad

28 ene 2018 / 07:23 h - Actualizado: 28 ene 2018 / 07:23 h.
  • El médico condenado pertenece al centro de Salud de Marqués de Parada. / J. Spínola
    El médico condenado pertenece al centro de Salud de Marqués de Parada. / J. Spínola

TAGS:

Un médico del centro de salud de Marqués de Paradas ha sido condenado a dos años de prisión por un delito de falsedad documental y otro de estafa por sacar 10.000 euros al SAS mediante recetas falsas que ponía a nombre de ancianos del Hospital de la Caridad. Junto a él, han sido condenados a un año su mujer y su hijo, ambos farmacéuticos. Los facultativos han devuelto el dinero defraudado y, aunque no tendrán que ingresar en prisión, estarán sin poder ejercer su profesión durante tres y un año respectivamente.

Todo quedaba en casa. Pues, según relata la sentencia de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial, el médico «puesto de acuerdo» con su mujer, que regenta una farmacia en la avenida de las Ciencias, y el hijo de ambos, que es farmacéutico en Umbrete, se dedicaron a falsificar recetas «con ánimo de ilícito beneficio», tal y como ellos reconocieron en el juicio, lo que hizo que se llegara a una condena por conformidad. Así, los jueces explican que entre «los meses de enero a agosto de 2014», el médico acusado «prescribió medicamentos tanto en recetas de formato papel como electrónicas», simulando que los medicamentos iban destinados a una paciente en concreto, «así como a otros pacientes del Hospital de la Caridad». Estos «eran ajenos a tales prescripciones y, por tanto, no retiraron dichos medicamentos que, sin embargo, fueron dispensados y facturados en las oficinas de farmacia de los otros dos acusados».

«Como consecuencia de tal proceder», en la farmacia de Umbrete «se dispensaron medicamentos correspondientes a 180 recetas en base a prescripciones suscritas por facultativos del centro de salud de Marqués de Parada». De estas, 80 de ellas llevaban la firma del médico acusado, mientras que el otro centenar eran de «facultativos de dicho centro», cuyas firmas eran falsificadas por el acusado. Por otro lado, en la farmacia de Sevilla Este se realizaron «370 dispensaciones», de las que 169 estaban firmadas por el médico en cuestión y 201, por el resto de facultativos de aquel centro».

Los magistrados concluyen que derivado de estos hechos, las dos oficinas de farmacia y en base a las recetas emitidas falazmente generaron un perjuicio al servicio andaluz de salud de aproximadamente 10.000 euros».

Además de las penas de prisión, el médico deberá abonar una multa de 6.000 euros, mientras que cada farmacéutico deberá hacer frente a 1.500 euros. El hecho de haber abonado la cantidad defraudada ha servido para aplicarles la atenuante muy cualificada de reparación del daño.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016