martes, 02 junio 2020
22:27
, última actualización
Coronavirus

Cuarentena... ¿a medio gas? en la Alfalfa

Los vecinos de esta céntrica zona piden reducir las obras para frenar la propagación del coronavirus. El decreto el estado de alarma no contempla, sin embargo, el cese de la actividad de los albañiles en estos 15 días de encierro en casa

Manuel J. Fernández M_J_Fernandez /
17 mar 2020 / 18:26 h - Actualizado: 17 mar 2020 / 19:37 h.
"Salud","Salud pública","Construcción","Epidemia","Infecciones","Coronavirus"
  • Los albañiles en plena faena pese al coronavirus. / El Correo
    Los albañiles en plena faena pese al coronavirus. / El Correo

El silencio sobrecogedor de estos primeros dos días de confinamiento en casa se rompe cada mañana para los vecinos de la Alfalfa, en pleno centro de Sevilla. Poco antes de las ocho horas, arranca, ajeno a la cuarentena del coronavirus, la obra de mejora de las redes de abastecimiento en la calle Pérez Galdós. Los residentes de los bloques lamentan la “falta de solidaridad” con los albañiles que, desprovistos de medidas de prevención para evitar contagios, desarrollan su actividad en el tajo con absoluta normalidad.

“No entendemos que estemos todos encerrados en casa para evitar contagios y sigan las obras en las calles. ¡Qué poca solidaridad!”, advierten los vecinos de este céntrico entorno, otrora foco de conflictos por la movida nocturna y el invicismo.

En su lucha por la responsabilidad social en esta batalla contra el virus, hay quien asegura que ha llegado a salir al balcón para avisar a los operarios del riego que están corriendo. “Esto no es un juego. Es algo muy serio. Todos tenemos que quedarnos en casa. No es cuestión de que hagan ruido o molesten, es que están poniendo en riesgo su salud y de la de sus familias y vecinos”.

En este sentido, los vecinos de la Alfalfa reclaman que cese temporalmente o, en su caso se reduzca, la actividad de esta obra municipal de la calle Pérez Galdós, así como otras, como la que también hay en la calle Alonso El Sabio, que estén operativas en otros puntos de la capital. “Tenemos todos la responsabilidad de frenar este virus”, subrayan los residentes que insisten que los albañiles de Pérez Galdós están realizando sus tareas “sin mascarillas ni guantes” y sin respetar la indicación sanitaria de “un metro de distancia” entre ellos para frenar la posible expansión del coronavirus.

Sin embargo, la actividad de los albañiles, ya sea en la calle o dentro de un inmueble, sigue adelante salvo que el Gobierno o la Junta de Andalucía determinen otra cosa. Al parecer, no hay ninguna previsión en el decreto del estado de alarma que permita paralizar la actividad de construcción ni, por lo tanto, la ejecución de una obra con carácter general.

Así, que si unos albañiles quieren seguir trabajando estos días, pueden. Ya sea en la calle o en un domicilio. Ambos espacios se consideran su centro de trabajo, y la norma que rige ahora mismo permite ir a trabajar, sin distinguir la actividad. Eso sí, hay casos por los que llegaría a cesar temporalmente la actividad: si una cuarentena total o parcial afecta a la plantilla de la obra; si las subcontratas o proveedores no pudieran atender sus obligaciones por causa justificada o por la imposibilidad de adquirir materiales para seguir con la obra.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016