viernes, 24 septiembre 2021
06:37
, última actualización

El acoso sexual que han sufrido universitarias de la US a lo largo de su vida

Alumnas de la Facultad de Comunicación inician una lista para que cualquier compañera que haya sufrido acoso sexual pueda escribirlo

Verónica Ojeda verojeper /
22 abr 2021 / 11:47 h - Actualizado: 22 abr 2021 / 16:25 h.
"Fotografía","Policía Local","Universidad de Sevilla","Machismo","Correos"
  • Fotografía de @saraperezosa_
    Fotografía de @saraperezosa_

El machismo no quiere que se hable del acoso sexual, porque el día que todas las mujeres lo hagan, se destaparía el infierno por el que muchas de ellas han pasado. Miedo al ir sola por la calle, contacto no deseado, exhibicionismo, envío de imágenes con contenido sexual no deseado, silbidos al pasar, mensajes agresivos tras decir «no», mentiras sobre tu vida sexual, miradas intimidatorias... Hay un sinfín de situaciones por las que muchas mujeres pasan, así como hay frases que se repiten en la mayoría de sus conversaciones: «amiga, ya estoy en casa» o «amiga, te paso mi ubicación en tiempo real». Así es la realidad de muchas mujeres. Una realidad que las estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla conocen, por eso han iniciado una lista para que cualquier mujer que haya sufrido acoso sexual en algún momento de su vida lo escriba, añadiendo cuántas veces y la edad de forma anónima.

Una profesora de la facultad, Raquel Almodóvar, ha mostrado su apoyo a estas alumnas y ha escrito junto a la lista que si alguna necesitaba ayuda o algún tipo de red de apoyo no dude en escribirle, facilitando su correo electrónico. «No estás sola», añade.

Raquel explica a El Correo de Andalucía que considera necesaria «una red de apoyo para atender a las alumnas en todo el proceso traumático que supone ser víctima de una experiencia machista, sea cual sea esta experiencia». «Mi posición de profesora, aunque sea interina y mi continuidad en la Universidad siempre está pendiente de un hilo, creo que ofrece un marco de seguridad para iniciar cualquier acción por los canales institucionales oportunos, ya sean dentro o fuera de la Universidad y, además, ofrece un nodo de conexión necesario para emprender cualquiera de estas acciones. Dentro de la Unidad para la Igualdad de la Universidad existen protocolos de atención a estas violencias y creo, firmemente, que mi labor como docente no puede suscribirse a impartir una determinada asignatura, sino a crear Universidad en mayúsculas desde muchas perspectivas, en este caso, desde el feminismo militante. Acompañar al alumnado en su hacer Universidad es una de las metas que me propuse cuando comencé a dar clases hace ya algunos años coadyuvando al desarrollo de actitudes libres de machismo y desarrollando el pensamiento crítico», señala la docente.

«Tenía 12 años», «una agresión en el autobús a los 17 años», «desde los 14 con mi exnovio» o «infinitas veces» se puede leer en la lista. Conductas machistas que no son otra cosa que violencia invisibilizada y tolerada socialmente con el silencio, pero que no hay que olvidar que están prohibidas (tanto el acoso sexual como el acoso por razón de sexo) por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres. Incluso, el acoso sexual puede ser constitutivo de delito conforme a lo previsto en el Código Penal con pena de prisión o multa. Pero no es fácil denunciar una situación así por la sociedad machista en la que vivimos que se vale de los prejuicios y estereotipos, normalizando lo que no lo es.

La Macroencuesta de violencia contra la mujer señala que un 60,5 por ciento de las mujeres de 16 a 24 años han sufrido acoso sexual, siendo un 98,2 por ciento por parte de hombres, en su mayoría (73,9 por ciento) desconocidos. Además, un 60 por ciento de mujeres han sufrido acoso reiterado con una frecuencia semanal o diaria.

Acoso en la universidad

En el caso del ámbito universitario, la profesora de la Facultad de Derecho de UIC Barcelona Victoria Fernández-Cruz acaba de publicar un estudio (con 1.773 alumnos de toda España) en el que detalla que un 36,5 por ciento de los estudiantes universitarios ha sufrido acoso alguna vez a lo largo de su vida y solo un 5 por ciento ha decidido denunciarlo. Entre esos datos, un 79,5 por ciento de las personas encuestadas eran mujeres y un 63,9 por ciento de ellas conocían al acosador. En la encuesta se preguntaba a los participantes si habían recibido llamadas, mensajes, cartas o correos indeseados, si habían sido espiados, si alguien les había esperado en lugares donde a esa persona no se la esperaba, si habían recibido regalos indeseados o si habían sido víctima de rumores en Internet, espacios públicos o boca-oreja.

El hecho de ser mujer es un motivo para sufrir acoso

El estudio concluye que el hecho de ser mujer, recibir amenazas directas o con el objetivo de hacer daños a terceras personas cercanas al entorno de la víctima son los principales motivos por los que las víctimas denuncian el acoso. También constata que más de la mitad de los afectados no denuncian los hechos porque cree que «la situación no es suficientemente importante como para ponerlo en conocimiento de la policía o que se puede resolver por otros medios», según la profesora de Derecho de UIC Barcelona.

En el caso de las personas que decidieron denunciar los hechos, el estudio apunta que un 45,7 por ciento de las víctimas pidió ayuda a un familiar o amigo para interponer la denuncia, mientras que otro 40 por ciento decidió acudir sola a la policía. Una vez presentada la denuncia, los encuestados indican que sólo en el 8,6 por ciento de los casos el delito acabó en los juzgados o en la fiscalía. No obstante, seis de cada diez víctimas afirman que tras contactar con la policía la situación mejoró.

Para denunciar cualquier conducta machista, se encuentra el Grupo Diana de la Policía Local de Sevilla en la calle Gavilanes S/N, esquina Avda. Doña Francisquita. Los teléfonos de contacto son: 625150636 y 954473980.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla