El acusado de asesinar a su suegra, alega que la mujer estaba «mala» y que la halló muerta

20 jun 2022 / 16:42 h - Actualizado: 20 jun 2022 / 18:21 h.
$hmKeywords_Schema
  • El acusado de asesinar a su suegra, alega que la mujer estaba «mala» y que la halló muerta

La Audiencia de Sevilla ha acogido este lunes la primera sesión del juicio con jurado popular promovido contra Rafael N.A., el varón de 61 años acusado de asesinar en el mes de agosto de 2019 a su suegra en una vivienda de la capital hispalense, hechos por los que la Fiscalía solicita para el investigado una pena de 20 años de cárcel. El encartado, no obstante, alega que la fallecida llevaba ya días bastante "mala" de salud y que la halló ya muerta de madrugada.

El juicio ha comenzado con la constitución del jurado popular y la lectura del escrito de acusación de la Fiscalía, según la cual el encausado mantenía una relación sentimental con la hija de la víctima, que se inició en el año 2015, teniendo ambos una hija en común menor de edad. De este modo, en el año 2017, tanto la madre como un sobrino de la pareja del acusado llegaron desde Rusia para vivir con ellos en un apartamento de Sevilla.

El Ministerio Público asevera que, desde esa fecha, "las discusiones" del investigado con su pareja "eran numerosas" porque el apartamento "era muy pequeño para tantas personas y el acusado no se encontraba cómodo viviendo con los nuevos miembros de la familia de su pareja", y en este sentido incluso "se informó de los trámites necesarios para dar al niño en adopción".

Y todo ello, según la Fiscalía, "a pesar de que el acusado disponía de otro piso de mayores dimensiones, al que se negaba que todos se mudaran debido a que la relación con su pareja no era muy buena y temía que, si se separaba, ella y su hija se quedasen con el uso del mismo".

En el referido domicilio, el acusado y su pareja dormían con su hija pequeña en un dormitorio, mientras que la víctima y su nieto lo hacían en un colchón en el suelo del salón, teniendo lugar finalmente los hechos sobre las 5,00 horas del día 21 de agosto de 2019, cuando el encausado se levantó y se dirigió al salón, donde se encontraba la madre de su novia dormida en el colchón.

La Fiscalía asevera que, "con evidente ánimo de acabar con su vida", el acusado, "aprovechándose de su edad (70 años) y de que estaba dormida sin posibilidad alguna de defensa", le rodeó el cuello con su brazo tirando de ella hacia arriba, utilizando así la técnica conocida como 'mataleón' y provocando finalmente su muerte.

ALGO QUE "NO ESTABA" EN SUS "PLANES"

Durante su comparecencia, el acusado ha admitido que tenía "discusiones" con su pareja porque él estaba "nervioso, un poco enfadado", pues "de la noche a la mañana" tuvo que acoger a la madre de su pareja y al sobrino de la misma, algo que "no estaba" en sus "planes".

Reconociendo ese "malestar", Rafael N.A. ha admitido que consultó si "era posible dar al niño en adopción", aunque ha alegado que no dio "ningún paso" en la práctica para ello. En paralelo, ha admitido que aunque todos ellos vivían en un piso de apenas 40 metros cuadrados, no planteó una mudanza hacía una vivienda de mayores dimensiones con la que cuenta en Sevilla Este por un lado por el destino de este otro piso en caso de "divorcio" y, además, porque quería venderlo".

La madrugada de los hechos, según su versión, despertó sobre las 6,30 horas y al ir al baño de la vivienda, observó boca abajo a la anciana, que llevaba bastantes días "mala" de salud, pues padecía esquizofrenia, hipotiroidismo, tenía "la vista fatal" y "no quería comer nada", hasta el punto que su peso se había reducido a los 39 kilogramos.

PARECÍA YA "MUERTA"

Según ha dicho no la tocó "para nada", acudió a buscar a su pareja y cuando ambos dieron "a vuelta"a la anciana él hizo el comentario de que parecía estar "muerta", tras lo cual alertaron a los servicios de urgencia, que habrían certificado su muerte.

Así, ha negado que alguna vez agrediese a la fallecida, asegurando que no recuerda haber declarado que le arrojase un teléfono y que movió el cuerpo para elevarlo a una silla tirando de la baribilla mediante una maniobra que ha mostrado al jurado y al tribunal, porque sus dolencias de espalda le impedían maniobrar de otro modo, según ha manifestado.

Insistiendo en la "esquizofrenia" que sufría la fallecida, el acusado ha admitido que en ocasiones le administraba Diazepam sin prescripción médica para "ver si así se calmaba un poco", asegurando que la anciana sufría "alucinaciones" y habría dicho a su pareja que pensaba que él "la estaba envenenando", conectando tal extremo con las pastillas que algunas veces le administraba "por la mañana o por las noches".

ALEGA UNA "AUTOPSIA ERRÓNEA"

En cualquier caso, ha asegurado que a día de hoy sigue conviviendo con su pareja, reclamando su defensa su absolución bajo la premisa de que la acusación en su contra deriva de "una autopsia errónea" que "no ha cumplido las formalidades", toda vez que la Fiscalía reiteraba de su lado que los facultativos encargados del caso ya vieron "algo raro" desde el principio.

Su abogado defensor, Luis Romero, ha insistido en que Rafael N.A. "no es el típico acusado" porque declaró primero como testigo hasta ser finalmente investigado, pero no ha estado detenido como tal ni ha estado en prisión provisional por el asunto. Es más, ha recordado que su pareja e hija de la víctima sigue conviviendo con él y no ha formulado acusación particular en su contra. La citada mujer está citada como testigo en el juicio, después de acogerse a su derecho a no declarar durante la instrucción del caso, según la Fiscalía, que ve un "asesinato" con "alevosía" cuando la víctima "no podía defenderse".

"Es inocente", ha enfatizado de su lado el abogado defensor, quien por cierto ha protagonizado un encendido debate con el presidente del tribunal, después de que el mismo le conminase a ajustar su prolongada intervención para evitar "reiteraciones absurdas", protestando el letrado por "interrupciones" del juez en su exposición, ante lo cual el magistrado le reprochaba que intentase desencadenar un "incidente" dialéctico entre ambos y le recordaba que el presidente del tribunal es "quien dirige el debate" plenario.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos