El Ayuntamiento negocia la compra de las casas del Patio de Banderas

El gobierno local retoma las conversaciones con Patrimonio del Estado para adquirir estos inmuebles, bien a través de permuta de suelos o compra-venta. El pleno aprueba el blindaje de las casas como BIC y un cambio de uso de residencial a cultural

Iñaki Alonso @alonsopons /
27 jul 2018 / 15:00 h - Actualizado: 27 jul 2018 / 15:06 h.
"Patrimonio","Real Alcázar de Sevilla"
  • Las casas del Patio de Banderas buscan ser declaradas BIC. / Antonio Acedo
    Las casas del Patio de Banderas buscan ser declaradas BIC. / Antonio Acedo

El Ayuntamiento de Sevilla se embarca en un nuevo intento por hacerse con las casas del Patio de Banderas y, en especial, de aquellas en las que recientemente se han hallado unos restos que sitúan el origen del Alcázar al siglo XI y que podrían estar vinculados al antiguo palacio del Rey Almutamid. El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, ha anunciado que el gobierno local ha entrado en contacto con Patrimonio del Estado para hacerse en propiedad de estos inmuebles bien por permuta de suelos o una operación de compra-venta. Esta última opción ya se había lanzado en el pasado debate del Estado de la Ciudad, cuando el alcalde había deslizado que iba a destinar parte del superávit a la compra de estos inmuebles.

Muñoz, en todo caso, ha reconocido que las arcas municipales “no pueden asumir todo de golpe”. “Lo ideal sería que todas las casas fueran ya de propiedad municipal, pero seamos realistas”, ha indicado el delegado, que piensa en la posibilidad de adaptar las casas 7 y 8 del Patio de Banderas, ahora en manos del Estado, como un centro de interpretación complementario al del propio Alcázar. Además, harían uso de otras casas para albergar las taquillas –que ya hay un proyecto para que estén en el número 10, que ya es propiedad municipal– y las consignas.

Antes de avanzar en la unificación, el gobierno local quería amarrar que estos inmuebles no cayeran en manos privadas. Para ellos, el pleno ha aprobado por unanimidad una moción del PSOE para solicitar la ampliación de la protección como Bien de Interés Cultural (BIC) de la que gozan el Real Alcázar y sus jardines y extenderlo al Patio de Banderas. Ademas, también se ha aprobado proceder a un cambio de declaración urbanística para que dejen de ser de uso residencial y estar vinculadas a un uso cultural. Todas ellas son medidas para colocar “barreras de cara a una hipotética venta”, según Muñoz, que ha recordado que el problema se remonta al año 1931, cuando el Estado realizó “una división artificial” y solo cedió los terrenos que eran un centro de gasto, mientras se quedó con las casas “que tenían una contribución económica por el pago de la renta de sus arrendatarios”. Al respecto, ahondó en la paradoja actual, ya que el Alcázar es “una fuente de ingresos”, mientras que el gasto está en las casas que “en su mayoría están vacías”.

Desde IU, su concejal Eva Oliva destacó este blindaje a las casas del Patio de Banderas, que considera un “beneficio para el propio monumento, los sevillanos y también para los trabajadores del Alcázar”. La portavoz de Participa, Susana Serrano, reivindicó esta apuesta por el patrimonio sevillano, aunque recordó que, además del Palacio de Almutamid, sería importante “recuperar la cripta arqueológica”.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos