domingo, 19 enero 2020
06:29
, última actualización

«El Cecop tendrá puestos móviles en Semana Santa»

El nuevo hombre fuerte de Fiestas Mayores no quiere que le pille el toro de la Cuaresma. Desde ya está propiciando reuniones con la Subdelegación del Gobierno para coordinar los planes de seguridad de una Semana Santa donde han resurgido los peores fantasmas

03 jul 2015 / 22:09 h - Actualizado: 04 jul 2015 / 13:45 h.
"Cofradías","Semana Santa 2015","Juan Carlos Cabrera"
  • Antiguo director del Instituto del Taxi, Cabrera aterriza ahora en una delegación que aúna Seguridad, Movilidad y Fiestas. / Pepo Hererra
    Antiguo director del Instituto del Taxi, Cabrera aterriza ahora en una delegación que aúna Seguridad, Movilidad y Fiestas. / Pepo Hererra

{Se sabe la teórica. Juan Carlos Cabrera admite que la organización de la Semana Santa es competencia exclusiva del Consejo de Cofradías y de la autoridad eclesiástica. Y no le gusta echar balones fuera. Aquellos vientos de decadencia del Cecop trajeron los últimos lodos.

—El que este gobierno municipal una las áreas de Seguridad y Fiestas Mayores en una misma delegación, incluida Movilidad, ¿hay que interpretarlo como un mensaje en sí mismo?

—Significa un mensaje claro del alcalde Juan Espadas en el sentido de que cualquier evento que se produzca en la ciudad, incluso en el capítulo de Fiestas Mayores, debe contar con la máxima coordinación en lo que se refiere sobre todo a la ocupación de la vía pública y a seguridad. Estamos totalmente seguros de que esa coordinación será más efectiva uniendo las tres áreas en una sola delegación.

—¿Requerirá este Ayuntamiento sentarse, como reclamó el PP, en la mesa de negociación de las reformas de la nómina de cara a la próxima Semana Santa?

—Nosotros en la reforma de cada uno de los días vamos a mantenernos en el estricto respeto a lo que es la autoridad del Arzobispado y del Consejo de Cofradías para el establecimiento de los recorridos. Ahora bien, el Ayuntamiento sí quiere estar presente y asesorar para determinar qué incidencias hay en ciertos puntos conflictivos de la ciudad en lo que se referirá a los nuevos itinerarios, dar su opinión y, por supuesto, poner los servicios de la ciudad a disposición del Consejo de Hermandades.

—Como cofrade, ¿considera que se hace urgente una reforma radical de la Madrugá?

—Totalmente de acuerdo. Si no radical, desde luego sí necesita algún tipo de reforma. No podemos seguir manteniendo la situación que se da en la Madrugada. Esa reforma compete al Consejo de Hermandades y al Arzobispado. Seremos respetuosos con la reforma que hagan.

—¿Tiene alguna varita mágica para solucionar los problemas de falta de tiempo y cruce de itinerarios en la Madrugá?

—No la tengo, pero creo que además no la tiene nadie. A esta solución hay que llegar desde la mesa del consenso, del diálogo. Hay que sentar a todas las partes implicadas, que son las hermandades y el Consejo. El Ayuntamiento valorará los recorridos que se establezcan.

—¿Rescatarán el proyecto de ampliación de la Carrera Oficial con idea de crear nuevos espacios de sillas para las personas con menos recursos, tal y como abanderó el ex alcalde Sánchez Monteseirín?

—Como queremos y vamos a estar en todos los foros de diálogo y de consenso para implementar nuevas medidas que favorezcan la mejora año tras año de la Semana Santa, evidentemente iremos con alguna idea. Pero esas ideas deben surgir, como he dicho antes, del consenso de todas las hermandades y del Consejo de Cofradías. Todas las ideas son buenas en principio. Y esa idea, en concreto, sigue siendo válida y, por tanto, la aportaremos cuando llegue el momento, pero siempre desde el consenso y el diálogo. Si de ese consenso surge la idea de promover la ampliación de la Carrera Oficial, el Ayuntamiento apostará por esa idea.

—¿Cómo pretenden reactivar el Cecop después de cuatro años de decadencia?

—El Cecop hay que reactivarlo sí o sí. Hay que dotarlo de medios y hemos traído a un magnífico profesional como Rafael Pérez, que fue santo y seña del Cecop, para situarlo al frente. La idea del alcalde ha sido traer al mejor perfil para poner de nuevo en valor al Cecop. Ya el día del Orgullo hicimos un pequeño ensayo coordinando ampliamente todos los servicios municipales. Fue un éxito.

—¿Cree que este desmantelamiento progresivo del Cecop en los últimos cuatro años pudiera estar detrás de los desagradables sucesos ocurridos en la pasada Madrugá?

—¿Detrás?... Yo diría delante. Por no haber tenido el Cecop operativo y no haber hecho las cosas bien, coordinando todas las áreas de gobierno de este Ayuntamiento, vino lo que vino. Nuestra idea es que, con mucho tiempo de antelación, y ya te adelanto que se está avanzando en negociaciones incluso con la Subdelegación del Gobierno, vamos a crear una mesa rápida en julio para analizar todos los temas de la Madrugá y coordinarlos. Estableceremos el año que viene, como novedad, puntos de organización física en los lugares conflictivos de la ciudad que así se determinen para evitar que se den ese tipo de incidencias, con actuaciones que afecten a la botellona, al control de cruces de calles, al tráfico y a la seguridad.

—Dígame dos soluciones para dos males que empiezan a ser endémicos en la Semana Santa: la botellona y el tema de las sillitas de los chinos.

—La solución a la botellona es su control previo y el responsable ahí es la Administración, es decir, el Ayuntamiento de Sevilla. Hay que evitar que se dé no ya la venta ilegal de bebidas alcohólicas en horario de madrugada sino también el asentamiento de personas para beber en zonas estratégicas de la ciudad. Eso no se puede permitir y habrá que avanzar en ese tema. El de las sillitas es un tema manido del que se sigue hablando y sobre el que habrá que determinar qué soluciones se le va dando. Pero no es un tema que ahora mismo sea un problema principal en la ciudad.

—¿Pero usted es partidario o no de sancionar el uso de estas sillitas por parte de los ciudadanos?

—No, no soy partidario sin encontrar alternativas. Las personas que utilizan sillitas suelen ser personas mayores o con problemas para estar parados durante tanto tiempo. Por tanto, no cabe la sanción, pero sí la regulación o ver si es posible establecer algunas zonas para que por lo menos puedan estar sentados. Habrá que avanzar en ese tema y establecer áreas donde puedan sentarse, pero siempre desde el consenso de las partes afectadas.

—¿Piensan rescatar aquella idea de las parcelas de sillas gratuitas en determinados espacios de la ciudad como fueron las Setas, la Puerta de Jerez o Reyes Católicos?

—Todo es factible siempre que lo hagamos coordinándonos todas las partes afectadas. Si en el tema de la organización vemos si se pueden establecer zonas para las sillas y donde pueda descansar la gente, mejor que mejor. Pero es el Consejo de Cofradías el que tiene que ir marcando esas posibilidades. Porque además, la idea del alcalde y la de este delegado, es reforzar el papel del Consejo de Hermandades. No es baladí que la primera visita que ha hecho este delegado sea a la sede del Consejo de Hermandades, porque entendemos que es un organismo fundamental y que tiene que estar respaldado desde las instituciones para que sea quien tome el control y sea la autoridad en la organización de la Semana Santa. Si tenemos un Consejo de Cofradías debilitado haremos un mal favor a la Semana Santa.

—¿Tendrá Sevilla un museo de la Semana Santa?

—Nosotros tenemos dos proyectos esenciales que queremos poner en marcha desde ya. Uno es un Centro de Documentación de la Semana Santa en el cual las hermandades, si tienen a bien disponer sus archivos históricos, puedan dar a conocer al mundo entero su historia y su patrimonio. El segundo es impulsar una sede permanente donde los artesanos puedan exponer sus trabajos y captar nuevos clientes. Si, junto al Consejo y las hermandades, vemos que es bueno crear un museo de la Semana Santa, que no deja de estar en la cabeza del alcalde y la de este delegado, también apostaremos por ponerlo en marcha tan pronto lo consensuemos.

—¿Es partidario de que los concejales del Ayuntamiento sólo actúen a título particular en los actos religiosos?

—Eso es respetable, aunque no entro ahí. Es un tema muy particular. Lo que sí le digo es que cuando se tienen responsabilidades de gobierno lo deseable es poder compatibilizar tu propia convicción o creencia religiosa con lo que es el servicio público.

—¿Habrá siempre un festivo local en Feria prescindiendo en ese caso de la festividad de San Fernando?

—La idea del alcalde es ésa. Para llegar a eso lo que sí haremos es consensuarlo con los grupos políticos que representan a todos los ciudadanos de Sevilla. Lo que se haga va a salir del consenso de todos los grupos políticos.

—Una fecha fija de la Semana Santa y, por tanto, de la Feria ¿vendría mal o bien?

—Viene bien a afectos de organización y de calendario de previsiones de plazas hoteleras. Pero en esto hay que ser escrupulosamente respetuosos con lo que se ordene desde la Iglesia y con lo que diga el Papa.

«No vamos a rescatar la idea de ampliar el número de casetas en la Feria de Abril»

El debate de la ampliación de la Feria de Abril se va apagando poco a poco conforme se suceden los gobiernos municipales. Del ambicioso proyecto de traslado de la Feria a los terrenos del Charco de la Pava propuesto por el alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín se pasó posteriormente, en época de Juan Ignacio Zoido, a defender una simple ampliación del Real mediante la integración de una nueva calle que se ganaría retranqueando la Calle del Infierno hacia los aparcamientos cercanos a la estación del Metro de la avenida de Blas Infante. La actual delegación de Fiestas Mayores parece enterrar definitivamente cualquier propuesta para ampliar el número actual de casetas. «Ese es un debate que se inició cuando la Feria lo exigía porque estábamos viendo que estaba demasiado masificada y en el que ahora ha habido una vuelta atrás. No es de los temas urgentes ahora en Fiestas Mayores ni en la ciudad», apostilla el nuevo delegado. Sobre el debate de adelantar el alumbrao al viernes anterior al tradicional lunes de pescaito, Cabrera es partidario de analizar primero detenidamente entre todos los grupos políticos «hacia adónde va la Feria, dónde generaríamos más turismo y empleo y si la ciudad lo va demandando». Sólo una sombra se cierne sobre la que a juicio de Cabrera es «una de las fiestas más populares del mundo», la posibilidad de que la Ciudad de la Justicia se acabe levantando, como apuesta el alcalde, en terrenos de los Gordales. «Habría que ver a qué zonas afecta de la Feria una vez que se establezca la ubicación definitiva dentro de los Gordales. Hay alternativas en caso de que sólo afecte a la zona de aparcamientos», dice.

Perfil: Sin caseta y sin abono de Carrera Oficial

De su sencillez sirva de muestra que culmina la conversación con el periodista dando las «gracias por la entrevista» cuando lo habitual es un «trátame bien». Juan Carlos Cabrera (Sevilla, 1965), casado con Rosario y padre de dos niñas con dos y un añitos, Rosario y Carla, «que ya son hermanas de la Macarena», se considera abiertamente «cofrade». Criado en el barrio del Carmen, recuerda cuando su madre le llevaba «vestido de nazareno con mi antifaz recogido y mi varita de la Macarena». Ni es socio de ninguna caseta ni tiene abono en la Carrera Oficial.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016