miércoles, 16 octubre 2019
05:56
, última actualización

El Consejo modificará la norma para beneficiar a quien recompró sillas

Si crecen las reclamaciones, Bourrellier se planteará el cambio para frenar el fraude

02 abr 2016 / 21:22 h - Actualizado: 03 abr 2016 / 20:07 h.
  • El Consejo dispone más de 35.000 sillas en la Carrera Oficial para los días de Semana Santa. / Javier Cuesta
    El Consejo dispone más de 35.000 sillas en la Carrera Oficial para los días de Semana Santa. / Javier Cuesta

La cruzada de Bourrellier contra el mercado negro de reventa de sillas y palcos de la Carrera Oficial sigue adelante con firmeza. El presidente del Consejo de Cofradías continúa estando dispuesto, con la anuencia de su junta superior, a ceder la titularidad del abono a quienes demuestren que adquirieron estos pases de acceso de forma fraudulenta. Pero además se ha mostrado partidario de modificar el reglamento de uso y adjudicación de las sillas para que se ajuste a su idea de premiar a quienes delaten con pruebas a los infractores.

Todo dependerá, eso sí, del número de casos que lleguen al Consejo en las próximas semanas. «Si hay demanda, no tendremos más remedio que plantearnos una modificación del reglamento», explicó Bourrellier. Pero desde que se destapó el fraude, ninguno de los afectados ha puesto su caso en conocimiento de la institución cofradiera. Sí con anterioridad, tal y como aclaró el presidente: «Hubo un par de casos en los que ya hemos actuado así. Pudimos hacerlo porque el Consejo tiene potestad para ceder protocolariamente algunos abonos».

Pero según el artículo 8 del reglamento actual, cuya última modificación data del 10 de noviembre de 2014, el Consejo solo podrá reservar «hasta el 5 por ciento del total de los palcos y las sillas» para casos de representación y protocolo. Y aunque el mismo texto normativo faculta a sus responsables a «ceder su uso» o incluso «la titularidad del derecho», en el caso en el que número de denuncias aumente de forma considerable se verán obligados a llevar a cabo una pequeña reforma del reglamento, algo para lo que bastaría el acuerdo de la mayoría de los miembros de la junta superior.

De momento, Bourrellier no tiene claro si ejecutará esta modificación a solo unos meses de la finalización de su mandato. Una reforma que afectaría principalmente al artículo 6 en el que se regula el acceso a los abonos. El presidente medita dejarlo en manos del nuevo Consejo que saldrá elegido en las elecciones del próximo mes de junio. Pero lo cierto es que entre los miembros de la actual junta superior hay división de opiniones sobre cómo actuar ante el fraude de la reventa. Algunos, con una postura radicalmente opuesta a la del presidente, consideran contraproducente que el Consejo acabe premiando a quienes fueron cómplices de estas irregularidades.

Sin discriminaciones

Uno de los argumentos más utilizado estos días contra la propuesta del Consejo ha sido la discriminación que supondría esta cesión de abonos frente a quienes llevan años esperando conseguir una silla o un palco. Bourrellier quiso dejar claro que «no existe lista de espera ni antigüedad como en las casetas» para optar a los abonos y que las solicitudes deben presentarse «año a año» en los plazos y procedimientos que marca la normativa.

Por último, el presidente señaló que otras de las modificaciones que cree conveniente añadir es la regulación del número de años consecutivos en los que se puede ceder el abono. «Hay gente que vive fuera y lleva diez años cediéndolo. Lo ideal sería que no pudiera hacerlo sine die», concluyó.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016